Páginas vistas en total

jueves, 30 de marzo de 2017

Marzo2017/Miscelánea. LA MANIFESTACIÓN DEL PRIMERO DE ABRIL: TODOS A UNA.

POR QUÉ LAMBÁN DEBE IR A LA MANIFESTACIÓN
*
Los ejes de comunicación son de vital importancia para la vida de un territorio. En Teruel lo sabemos. La decadencia de Teruel (antes llamada “la pequeña Cataluña”) comenzó con la Primera Guerra Carlista y la ruptura del eje económico que hacía salir y entrar mercancías en todo el sistema Ibérico. Se rompió la Ruta de la Lana, porque los Carlistas se instalaron en el Maestrazgo (Cantavieja) y por ahí salían y entraban las mercancías. El primer eje de comunicaciones que debió articular la provincia fue precisamente éste. Sin embargo, la provincia siempre tuvo muchas dificultades en las comunicaciones, quizá por un mal comienzo, por lo abrupto del territorio y la escasez de recursos destinados a la misma: la última en llegar el tren, la última en tener autovía… etc., etc.
El presidente del Gobierno de Aragón debe saber hasta dónde hemos llegado en el tema de las comunicaciones y en el tema de la despoblación. Por ello, cuando hemos llegado ya a la saciedad, cuando estamos hartos de esperar y esperar… Cuando el tren se cae a pedazos, literalmente. Cuando se ha saciado toda nuestra paciencia (y los turolenses somos expertos en aguante, “los mudos” nos llamaba Labordeta). Después de un buen puñado de manifestaciones. Después de haber subido a Canfranc un buen número de veces y otras tantas habernos manifestado en Zaragoza. Los turolenses, bien pensados, deberíamos creernos que, el resto de Aragón nos apoyaría en tan JUSTA y APREMIANTE necesidad. No va a ser así. Lambán, un servidor público, no cree que el asunto sea como para dar la cara. ¡Se equivoca! Este es tema crucial y el que no lo sepa ver que se retire de la política.
La presencia de nuestra primera autoridad política en Aragón se hace necesaria en la primera fila de la manifestación. No por la persona en sí, sino por el cargo que ostenta. Si Lambán no da la cara, cometerá un irreparable error político y desde estas páginas se le recordaremos día sí y día también.
No es posible entender la poca talla política de nuestros dirigentes. No se les caerán los anillos. Dicen defender al pueblo y en el momento oportuno  lo dejan tirado. MAL, MUY MAL… SEÑOR LAMBÁN.
***
**
*