Páginas vistas en total

lunes, 11 de abril de 2016

Abril2016/Miscelánea. EL YACIMIENTO DE FÓSILES DE SAN JUST FUE DESCUBIERTO POR MARCIAL MARCO SAURA (HERALDO DE ARAGÓN OFRECE UNA INFORMACIÓN NO CONTRASTADA)

Información del Heraldo de Aragón de hoy día, 11 de abril, de 2016
*
Heraldo publica una información no contrastada. Se trata del hallazgo del yacimiento de ámbar de san Just.
****
Pinchad aquí:
********
A LA COMUNIDAD CIENTÍFICA ARAGONESA
*
Un antepasado de los Botín (ricos banqueros) es publicitado incesantemente por haber descubierto las Cuevas de Altamira. Un turolense, maestro y aficionado a la paleontología que es acusado de depredar fósiles (vox populi), descubrió el yacimiento de fósiles de San Just y es ignorado, conscientemente, pues quizás su mancha/tacha se extienda sobre todos los que han contactado con él. Peñalver lo sabe, pues a él es a quien lo comunicó. En el Heraldo se inventan una burda mentira. ¡¿Qué prestigio gana con esto los científicos aragoneses?! Nada absolutamente.
No sé si el señor Peñalver habrá leído el libro “CIENCIA Y CONDUCTA HUMANA” de B:F: Skiner, editorial fontanella. Le conviene leer al padre del Conductismo porque él personalmente ganará y la ciencia aragonesa lo hará, también, en particular. Uno de los principios por los que se debe regir un científico es aquel que dice que: “La ciencia es una disposición para aceptar los hechos aun cuando éstos se opongan a los deseos.” Bien, este principio debe aplicarse desde el inicio y con todas sus consecuencias. ¿Por qué razón? Pues por el propio beneficio del científico y por  el beneficio de la ciencia. Si llegamos a la conclusión de que un científico está dispuesto a consentir pequeñas mentiras, quién nos asegura que no estará dispuesto a abrazar a las medianas e incluso a las mayores, con tal de salir airoso.
Como el asunto no es de “gran calado”, pero si lo suficiente para  haberle “pillado”, le hacemos dos recomendaciones al señor Peñalver. La primera, que busque un poco de tiempo y se lea a Skinner y, la segunda, que no tenga empacho en reconocer la autoría del descubrimiento a quién verdaderamente corresponde. En ninguno de los dos casos hay ni menosprecio personal, ni menosprecio a la ciencia.
Un saludo.
*
DEL BLOG: FÓSILES DE TERUEL
Artículo 
de 
Marcial marco Saura
*
Hace unos días leí con gran entusiasmo por mi parte que en el yacimiento de ámbar de San Just se habían encontrado más de 300 especies de insectos. Me alegré de la importantísima noticia y no pude reprimir que un sano orgullo recorriese todo mi cuerpo. No en vano yo era el descubridor del citado yacimiento que hace varios años comuniqué al paleontólogo don Enrique Peñalver, especialista en insectos y, gracias a esta denuncia del yacimiento, ha sido posible el hallazgo de este valioso patrimonio.
Por otra parte no ha sido éste el único yacimiento que he tenido la suerte de descubrir, también puedo presumir con humildad de haber puesto en conocimiento de la comunidad científica otros yacimientos relevantes, singulares o peculiares como el de "La Rocha de la Noguera" en la Puebla de Valverde de vertebrados continentales del Villafranquiense; "La Cantalera" en Josa de dinosaurios del Cretácico Inferior; "La Casiones" en Villalba Baja con vertebrados del Mioceno... y un largo etc. que sería prolijo citar aquí.
Mi contribución a la divulgación del patrimonio no acaba con el descubrimiento de yacimientos paleontológicos, sino que además he prestado ( sin devolución) muestras únicas para estudio a investigadores y científicos así como otras para la realización de tesis doctorales etc. También he llevado a cabo gratuitamente y sin fines de lucro un sin número de exposiciones con propósito educativo y divulgativo en semanas culturales de Institutos de Secundaria, Colegios de E. Primaria, CRAS, CRIETS, Asociaciones Culturales diversas en multitud de pueblos etc. etc. y, cual es mi sorpresa que, tras estas colaboraciones y apoyos desinteresados y altruistas no he tenido siquiera un reconocimiento en forma de agradecimiento en una publicación o la invitación a una excavación cuando mi ilusión es compartir con los demás cualquier descubrimiento interesante y estar siempre a disposición de la comunidad científica en aras a divulgar la riqueza cultural.
¿ Soy enemigo o aliado? ¿ Qué o quién impide la merecida gratitud? ¿ Por qué la racionalidad y el sentido común no prevalecen a la tentación de poseer un poder de control casi absoluto de querer monopolizarlo todo? ¿ Por qué boicotear y prohibir sistemáticamente? ¿ Por qué buscar y rebuscar la manera "legal" de denunciar, perseguir y casi poner a la altura de vulgares delincuentes a los aficionados?
En el momento actual la ley no distingue entre acciones aisladas con incidencias mínima sobre un yacimiento con las de excavación y destrucción sistemática. Tampoco distingue si el yacimiento es de especial relevancia y valor científico por contener restos singulares o si se trata de ejemplares muy comunes y abundantes en las rocas sedimentarias; ni distingue entre palenontología y arqueología (no es lo mismo recoger un erizo, por ejemplo toxaster, abundantísimo en el Aptiense que excavar un yacimiento Celtibérico. Arduo problema. Mirémonos como ejemplo en el espejo de países como Francia, Reino Unido, Alemania o los Estados Unidos de América que tiene una política al respecto a años luz de la nuestra.

Diré SÍ a proteger el patrimonio de los abusos y del expolio y también te diré SÍ a aquellos aficionados que realizan recolecciones de fósiles movidos por un lícito afán de conocimiento que no es conveniente cortar.
*
*
*