Páginas vistas en total

lunes, 25 de abril de 2016

Abril2016/Miscelánea EL CASCO URBANO DE ÉPILA

ÉPILA O EPÍLA
*
En el año 1393 Lope Jiménez de Urrea compra Épila a Francisco Perellós según dice Ubieto. Desde entonces se irá desarrollando y será, esta villa, cabeza de un potente condado: el condado de los Aranda. La figura más destacada se producirá a finales del siglo XVIII con Pedro Pablo Abarca de Bolea y Ximenez de Urrea. Al ser una villa de señorío secular tiene pocos datos de población. A mediados del siglo XIX dice el Madoz que ya era una potente población con 500 casas dos hospitales y la habitaban 2.424 almas. Además de su abundosa vega que produce todo tipo de frutas y hortalizas aún tenía para estas fechas 21.214 cabezas de ganado lanar. Se incorpora a la corona de Aragón en 1120 por brazo armado de Alfonso I el Batallador y, hasta el año 1790, la población estuvo protegida por fuerte muralla. En el caserío se diferencian claramente los espacios pertenecientes al conde y, los del pueblo llano. El grueso de la población es una masa disforme de edificios que no guardan trama urbana ni estilo arquitectónico alguno. Por todo ello, consideramos necesario la adecuada ordenación mediante un Plan de Ordenación Urbana que permita, la apertura o ensanchamiento de plazas, para dar un aspecto más desahogado y agradable a la villa.
*
La evolución de la población es positiva, pasando de 3.957 habitantes en el año 1996 a 4.593 en el año 2014.
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
***
PENDIENTE DE VISITA
SANTUARIO DE LA VIRGEN DE RODANAS
**
*