Páginas vistas en total

lunes, 10 de febrero de 2014

Febrero2014/Miscelánea. LA NECESIDAD DE PLANIFICAR NUESTRA ECONOMÍA

Dos silos de trigo para una comarca vitícola (mala planificación)
*
DOS SILOS ENTRE VIÑAS
*
Cuentan en la comarca de la ciudad del Frasno que tras una buena merienda bien regada con buen vino de Cariñena, el alcalde pidió a su amigo el ministro ayuda.  Como el ministro era de agricultura, esto sucedió en tiempos de Franco, le adjudicó un silo que estaba destinado a Ejea de los Caballeros. Como Cariñena ya tenía un silo, dimensionado a su escasa producción de cereal, se encontró con un gigante a su lado. No sabemos que pasó en Ejea de los Caballeros pero lo cierto es que, en Cariñena, esa enorme mole de cemento nos habla a diario de mala planificación, de amiguismo, del capricho, de dinero público despilfarrado sin tener que dar cuenta a nadie. El ministro tiraba con “pólvora del rey” y ese despilfarro no lo tuvo que pagar él. Ahora el Estado quiere deshacerse de la Red Nacional de Silos (RNS) que empezó a planificarse en 1944.
Otro caso de amiguismo, me cuentan, es el de Jaime Matas, a la sazón también ministro de agricultura y su amigo el alcalde de Calatayud. Es la época del “ladrillazo” y el alcalde de esta laboriosa ciudad quiere construir al igual que se hizo en la costa levantina. Para ello necesita agua, la misma que pedían en levante para campos de golf y apartamentos. Un negocio, también, en el que se tira con “pólvora del rey” de nuevo. Ahí tenemos ese mamotreto de Lechago, sobre el escuálido río Pancrudo. Para llenar el pantano habrá que elevar el agua desde el Jiloca. Vamos a ver ahora, ¿a cuanto sale el agua almacenada al consumidor? Y ¿quién tiene que pagar esos costes? No puede ser que recurramos siempre al erario público y menos para pagar ocurrencias.
Obras como las anteriores hay muchas en España y todavía de mas impacto. Esas obras son decisiones políticas, pero los políticos no responden de los desaguisados que cometen. Tenemos demasiados políticos y parece ser que no exactamente los que nos merecemos. Planificar bien y con sentido común es más necesario en una nación, como la española, de tan escasos recursos.
*
Albortón del pantano de Lechago.
*
Silos junto a la estación de Adif en Cariñena.
*