Páginas vistas en total

martes, 11 de febrero de 2014

Febrero2014/Miscelánea. EL EJE FERROVIARIO NORTE SUR

NUESTRO TREN
*
Siempre ha sido, coloquialmente, "nuestro tren". Desde finales del siglo XIX un rosario de turolenses clamaron por la construcción de “nuestro tren”. Desde el tenor Marín, quien fuera alcalde de la ciudad, hasta Domingo Gascón, en su Miscelánea. Se inauguró a principios del siglo XX y se le abrió un ramal entre Caminreal y Zaragoza en los años 30 del mismo siglo. Cuando se cerró el ramal entre Caminreal y Calatayud empezaron las cosas a ponerse mal. Nuestro eje ferroviario ha sufrido los vaivenes de la política, pero sobre todo ha sufrido el abandono. Esta ha sido la excusa que se ha argumentado de hecho, que no con palabras. Con una infraestructura en malas condiciones, no es difícil argumentar el paso de los trenes por Tarragona en vez de por Teruel. Ganan los catalanes, pierden los aragoneses. ¡Y va la enésima!
Sin embargo, no debemos rendirnos, pues este eje ferroviario debe comunicarnos con el Cantábrico y con Francia. Por ello, mantener vivo el trazado entre Valencia y Zaragoza es absolutamente necesario y prioritario. Muchas manifestaciones hemos acompañado, en Teruel, en Canfranc, en Madrid y en Zaragoza, pero sin duda será necesario hacer más y dejar claro cual es nuestro objetivo. Una línea decente que nos comunique con los destinos señalados arriba.
Quedarse aislado es lo peor que le puede pasar a un territorio, lo sabemos bien los turolenses porque lo sufrimos en las Guerras Carlistas y, desde entonces, no hemos levantado cabeza. El aislamiento produjo el hundimiento de la industria textil y por ende la base de nuestra economía.
  No diremos quién prometió y quién no, porque prometer es fácil. Queremos hechos porque, sin duda, los estudios deben de estar hechos varias veces e incluso repetidos. Menudean las declaraciones y los encuentros con la parte francesa del eje del Somport. Todo, palabras y papel de periódico, malgastado. Es necesario exigir, particularmente al Gobierno central, una clara resolución por “nuestro tren”. No admitimos ya, ni más cuentos ni más justificaciones fiándolas a tiempos venideros.
Por todo ello es necesario la permanente (lucha) atención y apoyo de la población de Teruel y de toda la línea.
*
*
*
*
*
*