Páginas vistas en total

domingo, 23 de febrero de 2014

Febrero2014. LOS DOS OBISPOS DE TERUEL (EL VERDADERO Y EL FALSO)

El falso obispo lleva en la mano un cáliz de Francisco Peña.
*
Para las Bodas de Isabel de Segura tenemos dos obispos en Teruel. Uno es verdadero y el otro es del todo falso. El falso representa al obispo de Albarracín, pues en aquellas fechas, 1217, la villa de Teruel pertenecía al obispado de Zaragoza. Por ello, Azagra, que sí que tenía en su señorío obispado propio, se lo trae para la ceremonia de la boda. Los vestidos del obispo falso son muy espectaculares y logran una muy buena recreación del momento histórico que vivimos. No es un disfraz como en carnaval, ni pretende la burla de la institución eclesial, su vestimenta tiene básicamente un referente cultural.
Más de un turolense aportaría por un encuentro cara a cara entre ambos, pues tienen cierto parecido físico. El verdadero está perdiendo peso y algunas noches lo vemos pasear.
El falso admira, también, el arte sacro.
Cuando se disfraza de obispo no entra en los templos. Estas fotografías son un montaje. 
Reprende cariñosamente a los jóvenes para que no empuerquen la villa y recojan los desperdicios, después de la cena.
Le lleva por la calle de la amargura, la gula: ese apetito desordenado de comer y beber. Por esta razón, lo pasa mal en los convites de las bodas.
Visita todas la jaimas y comparte el pan y el vino con casi todos los que acuden a la Boda de Isabel y Azagra.
Al despedirnos de él, nos bendice.
Cálices de Francisco Peña.