Páginas vistas en total

jueves, 21 de noviembre de 2019

Noviembre2019/Miscelánea. PLACAS DE LOS CAÍDOS POR DIOS Y POR ESPAÑA

Caminreal
*
CAÍDOS POR DIOS Y POR ESPAÑA
JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA
José María Polo Sancho
Ángel Clemente Salas
Joaquín Gómez Pérez
Virgilio Gómez Pérez
José Cebrián Sánchez
Ramiro Arpa Polo
Arsenio Arpa Cebrián
José Romero Salas
Enrique Bruna Malo
Saturnino Arpa Cebrián
José Gálvez Rando
Domingo Salas Malo
Juan Montón Pobes
José Romero Poyo
José Escuder Esteban
Antonio Moreno Gómez
Antonio Gómez Malo
Gerónimo Lázaro Moce
PRESENTES
*
Losa ilegible en la fachada de la iglesia de 
Martín del Río
*
UNA MEMORIA HISTÓRICA PENOSA
*
En realidad no se quiere una Memoria Histórica, es decir un recuerdo, análisis, valoración y reparación de lo que sucedió entre 1936 y 1939. Una Memoria que debería llevarnos a la definitiva reconciliación de todos los españoles. Por lo que se puede ver y deducir, lo que se quiere es la victoria final y definitiva de unos sobre otros, aunque sea ya (penoso), sobre la tumba o sobre las lápidas (losas) de los muertos.
Así, llegamos a Caminreal y encontramos la losa de los caídos borrada con lija erosiva o, a Martín del Río, población turolense de la Cuenca Minera, en la que encontramos en la fachada de la iglesia la losa de piedra que puso la dictadura de Franco con los nombres de las personas que cayeron en la Guerra Civil (36-39). El que gana la guerra escribe la historia, así ha sido siempre. Pero, superado ese  periodo, ya pasa de los 80 años, la solución a esa losa debería haber sido otra. El Ayuntamiento podía haber puesto otra junto a la primera o en la fachada del Ayuntamiento con los fallecidos en el otro bando. Sin embargo, dada la mentalidad cainita, se optó por la abrasión de la piedra y el consiguiente borrado de los nombres.
Así lucen las piedra actualmente, para recordatorio de que aquí hubo una reacción propia del resquemor. Hay otros pueblos en los que directamente se ha quitado la losa de los caídos. Nosotros, siempre hemos entendido la justa reparación y la dignificación de los caídos en las filas republicanas. Lo que nos parece “primitivo”, “ancestral” y hasta “repudiable” este afán por “aniquilar” la memoria del enemigo (ya lo hizo Franco), manteniendo el resquemor en la memoria durante varias generaciones sucesivas y teniendo en cuenta que, la población, ha recibido una educación democrática y en VALORES al menos durante 44 años. ¡Verdaderamente penoso!
*
UNA SOLUCIÓN JUSTA
En Alfambra, que siempre ha sido un feudo de PAR, se le dio a este asunto una solución que nos parece, cuando menos, CIVILIZADA. En la Cruz de los Caídos se añadieron los nombres de los caídos por la república, tal como puede verse en la fotografía. Sería suficiente con que se retirara la cruz de la parte superior (si se quiere) para que el asunto estuviera definitivamente zanjado.
****
*
***
**
*