Páginas vistas en total

viernes, 15 de noviembre de 2019

Noviembre2019/Miscelánea. IMÁGENES PARA MUCHO DESPUÉS DE UNA BATALLA (SARRIÓN)

LA GUERRA CIVIL EN SARRIÓN
*
El siglo XIX termina con las guerras de Cuba (1898). Los españoles (el rey y una élite de empresarios) aprenden que una guerra de posiciones o de desgaste da buenos dividendos a las empresas encargadas de la intendencia militar. Desde luego, es muy probable, a tenor de lo sucedido (Guerra Grande, Guerra Chiquita y Guerra de Independencia), que Cuba no llegara nunca a ganarle la guerra España. Pero, todo se precipitó con la entrada en el conflicto de EEUU (1898).
Terminada la guerra de Cuba, España instala este modelo de guerra de desgaste en Marruecos. Aquí (en Marruecos), Franco pasa toda su vida militar hasta llegar al generalato. Podemos decir que Franco era un experto en la guerra de posiciones. A tal efecto, la II República le plantea la batalla en el terreno que Franco mejor domina. A Teruel llegan 100.000 soldados republicanos a mediados de diciembre de 1937 y se ponen a hacer trincheras. Unas trincheras que pretenden utilizar la vertiente divisoria derecha del río Alfambra como soporte básico. Esta línea defensiva, al final, es destrozada por las tropas franquistas.
Sin embargo los republicanos habían levantado, en las faldas del Javalambre, en la zona de Sarrión y Albentosa, importantes fortificaciones. El epicentro de este nudo defensivo fue la Muela de Sarrión. Aquí, en junio del año 1938 murieron en los combates en torno a los 5.000 soldados de ambos bandos. Aún hubo otro segundo episodio bélico en esta zona y fue, precisamente, para septiembre de ese mismo año y, con la intención, de rebajar la presión de Franco sobre el frente del Ebro. En este segundo episodio se demostró que el ejército de Franco era efectivo, tanto en la formación de ataque, como en la de trincheras.
En el término municipal de Sarrión murió el famoso Comandante Aguado que, hasta hace poco, tenía una cruz conmemorativa en el lugar en que fue herido de muerte.
Ahora, el fantasma de la guerra parece alejado de Sarrión y, su población, muy laboriosa, trabaja por poner en las mesas de medio mundo sus famosas trufas.
*
***
**
*