Páginas vistas en total

jueves, 16 de enero de 2014

Enero2014/Miscelánea. UNA POESÍA DE CLOTILDE CATALÁN DE OCÓN

Son dos hermanas, Clotilde (Poeta) y Blanca (Botánica),  dos mujeres turolenses del XIX. 
*
Nacieron en Monreal del Campo y se criaron en Valdecabriel. Clotilde cultivó la poesía y firmaba casi siempre con el pseudónio de La Hija del Cabriel. Forman parte de esa colección de mujeres turolenses (anónimas) a las que el mejor de los artistas españoles del siglo XX, Pablo Serrano, les dedicó uno de sus más representativos monumentos (La Mujer Labradora, en el parque de Los Fueros de Teruel). Maestras como Dolores Llorente y Cirera o amas de casa como Irene Escriche, formaron a genraciones de turolenses que supieron ganarse la vida dentro y fuera de los limites provinciales con destacada solvencia.
*
¡ANTE LA TUMBA DE MI MADRE!
Madre mía bendita,
Otra vez vengo
a postrarme de hinojos
ante tus restos.
Con llanto amargo,
otra vez tu sepulcro
vengo a regarlo
*
¡Que triste es el ser huérfana,
ay, madre mía!
Errante y solitaria
pasa la vida.
Nadie me quiere,
nadie de mis pesares
se compadece.
*
Te voy buscando en vano 
por todas partes,
y a mis tristes gemidos
responde el aire.
¡Madre del alma!
te has ido y me has dejado
abandonada.
*
¿Qué me importa que el mundo
me brinde goces,
si encuentro las espinas
tras de las flores?
¡Triste existencia,
pues siempre a la alegría
se une la pena!
*
¡Qué frío tan horrible
siento en el pecho
desde que no recibo
tus dulces besos!
Besos benditos,
que envidiaban los ángeles
del paraíso.
*
Tú, que con ellos moras,
madre querida,
dirige una mirada
sobre tu hija.
No me abandones,
compadécete, madre,
de mis dolores.
*
Arriba estoy mirando
siempre anhelante.
¡Es tan triste, tan triste
no tener madre!
Oye mis ruegos,
y llévame muy pronto
contigo al cielo.
*
LA HIJA DEL CABRIEL

Valdecabriel, 8 de mayo de 1889
Miscelánea Turolense
*
María Esther Auré Casanova
*