Páginas vistas en total

lunes, 6 de enero de 2014

Enero2014/Miscelánea. SER SOCIALISTA ES SER RESPONSABLE

Pegados al poder como lapas.
El SOCIALISMO, que nació para liberar al obrero de la opresión del Capitalismo, no ha encontrado hasta el día de la fecha un sistema de producción alternativo que de satisfacción a sus aspiraciones básicas: acabar con la expotación (del hombre por el hombre) y la redistribución justa de las plusvalías. Nacido del Materialimo Histórico para liberar de la opresión, del hambre y de la miseria cultural que arrastraban los pueblos desde la revolución industrial, este obrero irredento sigue, a día de hoy, cantando la Internacional y buscando su liberación por cauces ajenos a la ideología que profesa. Tiene necesidad de trabajo y no lo encuentra en el socialismo, si no en el sistema liberal, al que odia. Tiene apetencia de cultura y vive inmerso en la cultura consumista de esa burguesía a la que quiere hacer desaparecer. Quiere suprimir la sociedad de clases pero, a la más mínima oportunidad, se zambulle de bruces en aquella que pretende superar.
El socialismo no ha elaborado ni presenta de forma coherente, a día de hoy, una alternativa clara a la sociedad de clases. Teníamos puestas todas nuestras esperanzas en la cooperativa “Mondragón” un grupo ligado a ETA y de ideología socialista-comunista que planteaba con éxito su futuro y que habría de iluminarnos en el camino hacia una sociedad justa y hacia un obrero liberado de la opresión del patrón. Pues, hasta el momento, ETA había vivido de esta cooperativa  pero, también, del “impuesto revolucionario”, es decir, de nuevo parasitando al empresario. Fruto de las negociaciones de ETA con el Estado se ha cedido gran parte del poder político de las Provincias Vascas a esta organización. Instalados los etarras en el poder, vemos que lo que pretendían no era transformar la sociedad vasca si no vivir parasitando en ella. Mondragón se va a pique y el impuesto revolucionario que se exigía con tanto sacrificio a los empresarios ha decaído. A partir de ahora se vive del Estado, se vive pegado a la teta del Estado con total satisfacción y agrado. Es más, piensan que siendo independientes la satisfacción puede ser total, pues serán los amos absolutos de todo (ya tienen el Concierto).
Lo hemos visto, el sistema cooperativo ha hecho agua por todas partes. En Teruel algunos pseudo socialistas como Simón Casas, Consejero del corrupto Marco (PSOE) promovieron cooperativas y todas se han disuelto. La famosa solidaridad obrera, ejercida entre los propios obreros, no se ve por ninguna parte. También es verdad que en España no ha habido formación ideológica y se ha pasado de la “lealtad inquebrantable a los principios del Movimiento” al socialismo acérrimo sin solución de continuidad. Aquí, se es socialista con la misma intensidad y falta de criterio con que se es socio de un equipo de fútbol. Conozco a quienes presumen de ser socialistas y socios del “Barsa”. ¡Eso es todo, amigos! Llegamos tarde al movimiento obrero europeo y no hemos aportado ideológicamente nada a él. No es extraño que los sindicatos de clase sean unos chorizos y que su excusa mayor radique en señalar a otros (la Corona) con iguales “méritos” o mayores que ellos.
Quiero señalar en mi descargo lo siguiente. En una ocasión fui acusado de “facha” en la Sala de Profesores. Bueno, pues el proceso fue el siguiente. En los años 70, estudiado la carrera, yo era el único socialista de mi centro. Tal es así que fui, también el único, en tener “ficha política" por tal causa. Esto no me causó (la verdad sea dicha) mayor problemas que la de tener “destino de castigo al hacer la mili”, cosa que se solventó sin ningún problema. También, en aquella época, mis compañeros me decían que estaba loco por defender unos principios que ellos, o acallaban o ignoraba o disimulaban. Pasados los años, la inmensa mayoría de aquellos compañeros han medrado o compadreado con el sistema socialista, menos yo (me jubilé de recluta raso) y critiqué muchos aspectos de su política. También hay que decir que defienden las propuestas del PSOE- IU acérrimamente y sin criterio ideológico alguno. No han tenido ni se han preocupado por procurarse  una formación ideológica, ni grande ni mediana ni pequeña. No es pues de extrañar que, según sus propias palabras, todos se hayan vuelto “locos” y que absolutamente todos me hayan adelantado por la izquierda.
Pero en realidad siguen siendo lo que eran, personas que sigue ciegamente a los que detentan el poder. Gente capaz de cambiar de “ideología” a la menor oportunidad. Son masa, gente del montón... y con este material, es difícil construir una sociedad socialista. Porque, el Socialismo, si ha de ser será con gente formada, comprometida... y para eso aún falta mucho tiempo.
*