Páginas vistas en total

martes, 8 de noviembre de 2016

Noviembre2016/Miscelánea. INTERIOR DE LA IGLESIA DE SAN CRISTÓBAL EN TORREMOCHA DEL JILOCA


Epístola al rey Felipe V de Aragón:
 Si yo tuviera la facilidad de pluma que Antonio Ponz quizás fuera capaz, con estas letras, de mover su corazón y voluntad por estas tierras abandonadas. La despoblación es como una mancha negra que nos borra del mapa y así se ve, de forma declarada, un día de domingo en la misa que se celebra en este lugar del Jiloca en Aragón. Llegamos sobre las once y media de la mañana a Torremocha del Jiloca cuando la misa, que celebra Victorino, el cura párroco del lugar, ya estaba comenzada. El templo que es una fábrica de mampostería y cantería estaba ocupado por una docena de mujeres, de hombres, solamente ocupamos espacio dos, el que suscribe y el celebrante. Lo primero que dimos en mirar fue la techumbre, muy bella, llena de nerviaciones que forman en cada tramo, una estrella. De igual manera están cubiertas las capillas laterales excepto la tercera, la del lado del Evangelio, por lo que dimos en pensar que ésta, sería obra gótica, quizás del siglo XV. Bajando la vista de la bóveda se nos antojó ya obra barroca y que quizás y dada las dimensiones del templo éste fuera reformado en los siglos XVII y XVIII como se hizo, comúnmente, en todo el barroco turolense. Los altares que son copiosos, llenando y adornando las capillas y el presbiterio, necesitan pronta restauración. Son muy bellos y algunos tienen muy buenas y afortunadas pinturas. De todo ello, majestad, daremos cuenta en la siguiente carta. Sirva esta primera con las fotografías que adjunto para que pueda darse una idea de la obra aquí consolidada y mueva los dineros de las arcas reales en pro de este sencillo pero sutil y bello templo. En Torremocha del Jiloca, a 8 de noviembre de 2016, a 53 días del año de los Amantes de Teruel.