Páginas vistas en total

martes, 15 de noviembre de 2016

Noviembre2016/Miscelánea. UNA CASA EN RUINAS (MÁS ALLÁ DE LA VIRGEN DEL CARMEN)

*
ECOS DEL MODERNISMO EN TERUEL
*
Pasas por la avenida de Zaragoza y ya sientes, conmovido, el estado de ruina de algunos de los edificios importantes, impresionantes, que quedan a tu mano derecha.  En torno al incipiente Turia, donde los modernistas encontraron sus horas de ocio y de negocio, hay un rumor de historias rotas, abandonadas a su suerte, un rumor de aguas claras, cristalinas, que trae el Alfambra y arroja descuidado en el Guadalaviar. Paseando una tarde de otoño, fácilmente, haces el catálogo y cuentas como un poeta romántico cuenta castillos desvencijados, toda suerte de edificios. Desde una inclusa a una ermita-cárcel y, desde una fábrica de luz, a una de trapos o un almacén de tabaco. Balnearios como el de la Huerta Nueva o casas como la que aquí traemos, recostadas entre la carreta y la huerta, aparentan cierta suntuosidad y gusto en su diseño y en sus forjas. Otras han tenido más suerte y florecen ricas junto a la vega del Turia, aquí donde antaño la pequeña burguesía turolense encontró un espacio natural alegre y divertido. Ahora son, ruina romántica y pozo de oscuridad de nuestra historia más reciente. Y, sin embargo, serían todavía felices morando aquí, una vez restauradas, muchos de aquellos que aman a Teruel. Es ésta, un área hermosa de la ciudad donde con muy buen criterio se hizo el Parador Nacional de Turismo tiempo después de que un Garzarán hiciera, para su solaz, el llamado “Huerto del Tío Paco” y una pequeña, suntuosa  y colorida ermita.
Estampa modernista que nos remite "El Bronchalino" desde Lanjarón. 1925.
****
Pinchad aquí:

VILLA ROSA
**
*