Páginas vistas en total

martes, 17 de marzo de 2015

Marzo2015/Miscelánea. TORRIJO DEL CAMPO. FRAY LEÓN VILLUENDAS POLO Y LA CONFIRMACIÓN

LA CONFIRMACIÓN
*
Cada vez que había un acontecimiento de relevancia, teníamos que pasar por el barreño. Mi madre nos restregaba con fuerza hasta quitarnos la roña acumulada en las rodillas de tanto jugar a los pitones, o de hurgar en los cados de los conejos, o de andar por los pajuceros, las zaicas o los huertos. Mañana era día señalado, pues iba a venir el obispo a confirmar. Mientras mi madre frotaba nos iba aleccionando. No levantes la cabeza. Di sí, señor obispo, o no, señor obispo. Contesta sólo si te pregunta, pero mira a ver lo que dices. ¿Te has aprendido la poesía que te ha mandado el maestro…? ¡Qué sí, mamá!, ¡qué ya me la sé! Tras estos acalorados consejos a dormir y a esperar al día siguiente con impaciencia. Los chicos decían que al obispo le llamaban “el pollero”, pero no lo podías decir porque si lo decías tenías que confesarte y, entonces, el cura del pueblo te ponía una penitencia de las buenas. Además, después se lo decía a tu madre y te sobaba encima. Tiempo más tarde supimos que el obispo era de Torrijo del Campo pero, para entonces, para ese día de la confirmación, Torrijo, para nosotros, era una entelequia.
Para la llegada y feliz recibimiento del obispo se hizo un arco de hiedra a la entrada del pueblo. Los confirmantes, estábamos esperando con el mismo vestido de la comunión, bien formados, en la puerta de la iglesia. También, para recibir al prelado, acompañaban las autoridades locales (alcalde y concejales) en perfecto estado de revista. Tras el recibimiento, entramos en el templo y comenzó la misa.
Toda nuestra preocupación estaba centrada en el “cachete” que nos tenía que dar el señor obispo tras ungirnos con los Santos Óleos. Con todo, la presencia de mosén Jesús Gregorio, nos tranquilizó. Primero se recitaron las poesías y luego comenzó el acto propiamente dicho de la confirmación.
De uno en uno nos arrodillamos delante de don Fray León Villuendas Polo, torrijano y hombre de gran humanidad. Él, mojando el dedo en aceite nos señaló en la frente diciendo las palabras: Signo te signo Crucis. Et confirmo te Chrismate salutis. In nomine Patris, et Filii, et Spiritus sancti.  Amen, decíamos nosotros. Luego, apretábamos los puños y esperábamos que cayera sobre nuestras mejillas una sonora bofetada, por lo menos, tan fuerte como las que nos daba nuestra madre o nuestro padre. Sin embargo, aquello fue una cosa bastante fofa e insulsa, un cachetillo de nada. Después nos interrogábamos entre nosotros: ¿te ha hecho mal?, ¿te ha hecho mal? Inquiríamos con insistencia. El Pax Tecum, seguramente, no fortificó nuestro espíritu en la medida en que nosotros merecíamos.
Después de misa y confirmación el obispo comió con las autoridades (dicen que un pollico). El resto, cada uno se fue a su casa y procuró, al menos ese día, no blasfemar.
Ahora, al pasar por Torrijo del Campo, he recordado aquella época dorada de nuestra vida. También, algunas jotas dedicadas a nuestro prelado y que se hicieron famosas en la diócesis. Por lo demás, la vida siguió su rutina de siempre y a los pocos días, la roña volvió a las rodillas y a los corvejones.
*
La campana torre de Torrijo,
 le dijo a la de Monreal:
si hubieras tenido obispo
habrías crecido más.
*
POBLACIÓN DE TORRIJO DEL CAMPO
*
1414…   28 maravedíes.
1488….......   14 fuegos.
1495….......   19 fuegos.
1510….......   12 fuegos.
1543…......   12 fuegos.
1609…......   19 fuegos.
1646…......   54 fuegos.
1713….....   70 vecinos.
1717….....   37 vecinos.
1722….....   40 vecinos.
1787…....   40 vecinos.
1797…....  131 vecinos.
Madoz…....   648 almas.
1857…   917 habitantes.
1970…   869 habitantes.
1996…  592 habitantes
1998…   576 habitantes.
2000…   556 habitantes.
2002…   550 habitantes.
2003…  568 habitantes.
2006…   485 habitantes.
2007… 579 habitantes.
2008…   581 habitantes.
2010…   539 habitantes.
2012…  506 habitantes.
2014…   509 habitantes.
*
Torrijo te dio la cuna,
 y San Francisco el cordón,
  el Papa te dio la Mitra,
 y Teruel el corazón.
*
Viva Torrijo del Campo,
cuna de nuestro prelado:
Dios le dé mucha salud,
pa que viva muchos años.
¡Viva!
***