Páginas vistas en total

jueves, 30 de octubre de 2014

Octubre2014/Miscelánea. TODOS LOS SANTOS Y... SANTAS

Llamador en la puerta del Mvseo Provincial de Teruel.
*
EL ÚLTIMO VIAJE
Dios es el Gran Llamador. Cuando su santa voluntad lo quiere toca en tu puerta y te llama a su presencia. Allí, delante de Él, hace pasar tu vida como una película y, sobre los hechos acaecidos y sobre los pensamientos y las acciones observadas, dicta sentencia firme y definitiva: CIELO o INFIERNO. Bueno, también hay una sala de espera temporal que llaman Purgatorio (el Limbo ha sido suprimido). Se sale del Purgatorio con misas, oraciones y limosnas. El Purgatorio ha sido el gran negocio de la Santa Madre Iglesia. Como nadie sabe/sabía donde le tocaría ir tras el Juicio Final, antes de morir, se dejaba en el testamento según el estatus económico del premuerto, importantes sumas de dinero para misas de aniversario. Los muy pudientes y los prelados de más relieve se enterraban en sagrado, forma segura de ir al cielo. Labrar una capilla y enterrarte en ella era la mayor aspiración de un noble. El resto de los mortales (nunca mejor dicho) se enterraba en el fosal que se determinaba delante o a un costado de la iglesia. El pueblo llano reaccionó ante este control férreo de la felicidad eterna que ostentaban clero y la aristocracia construyendo ermitas y creando cofradías. De nuevo, se estableció otra categoría y ser cofrade y enterrarte dentro de la ermita (también lugar sagrado) era otra forma de intentar evitar la incertidumbre del Purgatorio. Había y hay otra excepción en esta carrera alocada por llegar al cielo. Se trata de los SANTOS  y de las SANTAS. Seres excepcionales que ganan la felicidad eterna por determinación de la Santa Iglesia Católica. Este poder supraterrenal que juzga toda una vida y que es inapelable se lo otorgó Jesús a Pedro. “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. Creada la Iglesia, que es Santa, Jesús le concedió el poder de la barita mágica: "Lo que atares en la tierra será atado en el cielo y lo que desatares en la tierra será desatado en el cielo". Era el poder para perdonar los pecados y el Juicio Inefable, que posee el Santo Padre. La Extremaunción o Unción de Enfermos puede ser definitiva para salvarte… pero, puede haber un olvido, una pequeña mancha, una duda final. Siempre están presentes las palabras de Jesús: “El que esté libre de culpa que tire la primera piedra”. Se traslada a la feligresía el hecho incontestable de que todos somos pecadores y borrar la mancha del pecado es, ciertamente, difícil. En cualquier caso, una duda en él último instante te condena y un arrepentido meaculpa, te salva.
Los Santos son la vanguardia de la Iglesia, son ejemplos a imitar. A la difusión de sus vidas y de su ejemplo se dedica la hagiografía. Una suerte de biografía en la que sólo se cuenta lo bueno, lo plausible, lo benéfico y lo santo de esa persona. Los Santos no han tenido nunca una duda y si la han tenido, ha sido para fortalecer su fe. Todos los mártires son santos por el mero hecho de morir defendiendo la fe. Claro que, para llegar a la santidad, los creyentes han tenido que seguir diversos caminos y vericuetos, unos fáciles y otros llenos de trampas. Por ello, la política entra en juego en esta RULETA DE LA SUPREMA FORTUNA. El que da su vida mediante el martirio gana automáticamente la santidad. Del resto hay procesos largos y cortos y también, como no, casualidades y circunstancias fortuitas. San Joaquín Royo nace en Hinojosa de Jarque (Teruel) en el año 1691 y muere en China el 28 de octubre de 1748. El año 2000, 252 años después de su muerte, es canonizado, y todo, porque China ya es potencia mundial y nueva frontera del Cristianismo. Josemaría Escriba de Balaguer, también aragonés es santo “súbito” como Teresa de Calcuta o Juan Pablo II. Como podrá verse la Iglesia actúa con varias velocidades según interese. La Iglesia es SANTA pero, también, CALCULADORA.
Pero, la población en general, el 1 de noviembre celebra el día de los difuntos. Una práctica que en nuestra cultura parece remontarse a los celtíberos. Es el día para ir al cementerio y meditar sobre lo efímera que es la vida:
Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.
Poemas de Antonio Machado
*
Entrada principal.
*
"Nuestras vidas son los ríos       
que van a dar en la mar,
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
                     y consumir;                          
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
y más chicos,
y llegados, son iguales
        los que viven por sus manos         
y los ricos."
(Jorge Manrique)
*
Monote en los arcillares de San Julián de Teruel.
*
Somos, los humanos, frágiles como el barro. Así como se desmorona la arcilla con el frío, la lluvia, el viento y los hielos, nos sucede a nosotros. A todos nos llegará nuestra hora.
*
Escudo modernista a la entrada del cementerio de Teruel.
*
Santos de la Iglesia Católica (SE).
*
Boletín número 3.117 de la Diócesis.
*
En el cementerio de Bronchales.
*