Páginas vistas en total

domingo, 5 de febrero de 2017

Febrero2017/Miscelánea. DIEGO E ISABEL (TORO Y ESTRELLA)


EL TORO Y LA ESTRELLA
*
Cuando Pedro II alcanzó el trono de Aragón en el año 1196 de la Era Cristiana ya le habían precedido en tan honorable y real cargo,  seis hombres y una mujer. Era, pues, el séptimo rey de una dinastía que habría de alcanzar las 25 testas coronadas y, de ellas, el fruto más granado sería la del rey Fernando II el Católico, de memoria, todavía viva en Aragón.
Pedro II llevó por sobrenombre de “el Católico” a pesar de haber sido excomulgado por el Papa de Roma. Excomunión que le vino como consecuencia de la defensa que hizo de la herejía Cátara.  Defensa, hasta con las armas, a la que le obligaba el pacto de vasallaje con lo albigenses.
Un año antes de la batalla de Muret (13 de septiembre del año 1213), el rey vino a Teruel en busca de soldados jóvenes. Teruel era una ciudad de frontera y por tal circunstancia poblada por guerreros valiente, muchos de ellos hijos de los nobles guerreros traídos por su propio padre, el rey y fundador de la ciudad, Alfonso II de Aragón llamado “el Casto”. Pronto estableció el rey Pedro fuerte amistad con Juan Martínez de Marcilla (para la leyenda Diego) y consecuencia de aquella sintonía éste le nombró su Portaestandarte Real. Muchas tardes del inverno turolense practicaban el arte de la lucha en la barbacana o explanada que hay delante de la puerta de Guadalaviar y que hoy es conocida como “del Óvalo”. En aquellos trances conoció el monarca la fuerza, la bravura y el ímpetu de Diego al que identificó con el Toro.
Vivía el rey Pedro en el Alcázar que hay en el Tozal de Teruel, junto a una plaza llamada ahora de la Judería, pues le estaban levantando un palacio propio y ajeno a la cultura mora, en la zona conventual de la ciudad y que, hoy día, es conocida como placeta de las Monjas. Por ser un rey guerrero y por vivir entre compañeros de armas, el rey Pedro estaba a gusto en la villa de Teruel. Tal es así que no encontraba hora de marchar a atender los muchos asuntos que le requería la Corona. Solía comer cada día en una casa de los llamados Ricos Omes que vivían en esa misma calle y, también, en el barrio llamado de los “Palacios”.
Un día fue invitado a la casa del río hombre Pedro Segura, cuyo palacio se ha conservado, hasta hace poco, en la llamada ahora calle de los Amantes. Allí conoció a la única hija de la familia y a la que preguntó su nombre. Isabela (Isabel) me llamo, majestad, para servirle. Y efectivamente, aquel día conoció las artes culinarias de Isabel y también su discreción y amabilidad. Quedó prendado de la joven doncella y quiso preguntarle al padre si pensaba casarla. La pretende un joven de la villa llamado Diego (le dijo), pero que carece de fortuna, no por carecer de familia principal, sino por ser segundón. Dijo entonces el rey, Diego es mi amigo y, poco he de poder yo en este reino si no trona rico a la villa en un plazo breve de tiempo. Porque, seguro estoy, de que tú Isabel eres la estrella que le guiará en el combate y en el triunfo final.
Así quedaron las cosas cuando el rey Pedro fue reclamado para ir a Muret, una ciudad en el sur de Francia que estaba siendo asediada por fuerzas militares del Papa. Marchó Diego con el monarca dejándole a Isabel la promesa de los cinco años. Murió el Rey don Pedro en los muros de la ciudad de Muret y se perdió aquel pensamiento que había nacido en su mente identificando a Diego y a Isabel con  el Toro y la Estrella. De no haber sucedido así las cosas, a buen seguro, que las crónicas reales de la época lo hubieran reflejado. Tal era el afecto que había nacido entre el rey y los dos jóvenes turolenses. Tampoco, el rey Pedro, pudo conocer los desgraciados sucesos que tras la vuelta de Diego, acaecieron en la ciudad y que son memoria del reinado de su sucesor Jaime I el Conquistador.
Al rey Pedro, el toro le sigue, la estrella le guía.