Páginas vistas en total

sábado, 23 de noviembre de 2013

Noviembre2013/Miscelánea.TODO EL QUE RECIBE DINERO PÚBLICO DEBE PASAR CUENTAS

El obispado de Teruel ha buzoneado un folleto en color, muy bien presentado, en el que nos llama la atención, básicamente, las dos planillas centrales. Se trata de un resumen, groso modo, de los ingresos y gastos que ha tenido esta institución religiosa. El dar cuentas a la ciudadanía en general de los movimientos contables, está bien, aunque se llegue tarde. La Iglesia que es Santa y por serlo tiene que ser sabia (ha tenido siempre a los mejores cerebros), lleva más de 2.000 años de funcionamiento con una opacidad total. Conocemos la riqueza de la Iglesia sólo por los signos externos (catedrales, iglesias, palacios retablos, etc., etc.), una riqueza justificada por el culto a Dios, pero que chocaba y choca con la pobreza de la gente.
Si la Iglesia ha tomado, ahora, la medida de ser clara y diáfana en sus cuentas, bien está. Pero, toda institución que recibe dinero público debe justificarlo públicamente y no sólo con un folleto buzoneado.
 Por ello, empezando por partidos políticos, sindicatos, oeneges, fundaciones, asociaciones, sociedades y... una infinidad de "quioscos" que reciben dinero de los contribuyentes, deben rendir cuentas públicamente en los diferentes parlamentos autonómicos o estatales, si así procede.
¿Cómo?
 Primero en la Cámara de Cuentas de Aragón y después en el Tribunal de Cuentas. Estas dos instituciones que señalamos, ahora, no funcionan correctamente pues están mediatizadas políticamente y no dan respuesta a las demandas del ciudadano. A menudo hemos visto emitir informes económicos pasado el plazo y por tanto sobreseídos. ¡No puede ser! Eso es una tomadura de pelo al contribuyente.
Es necesario tomarse en serio el tema de las cuentas públicas y no despacharse con un panfleto buzoneado. ¡No cuela! Hoy están en entredicho los sindicatos por esta misma opacidad. Las cuentas con sus respectivas facturas deben repasarlas tribunales independientes y con responsabilidad personal.
Las hojas... se las lleva el viento.
*
Pastoral del obispo Escribano
*
Cuentas que presenta el obispado de Teruel.
*