Páginas vistas en total

jueves, 14 de noviembre de 2013

Noviembre2013/Miscelánea. EL CARBURO, UNA SOCIEDAD ELECTRO-QUÍMICA EN EL GUADALAVIAR-TURIA.

LA LUZ EN TERUEL
La pequeña burguesía turolense que resistió durante todo el siglo XIX los embates del carlismo trajo ya, a final de siglo, la modernidad a la capital de la provincia con el gusto por: el “modernismo” en la arquitectura, la luz en la empresa Sociedad Electro-Química  y la constante preocupación por reclamar un ferrocarril que no parecía llegar nunca. La luz se inauguró en 1891, el ferrocarril en 1901, y durante esta década y las siguientes se construirán los más bellos edificios particulares de la vieja capital.
*
Para que Jaime Fernández Fuertes pusiera luz a su joyería de la Plaza del Torico en el año 1887 (mil ochocientos ochenta y siete), fue menester hacer una concesión de agua del río que baja de la sierra de Albarracín. En el Guadalaviar, en la Azud de Carburos, se hizo una toma mediante una pequeña presa aguas arriba de San Blas, se llevó por un canal hasta casi llegar al barranco de San Abdón y Senén (Barrio de Jorgito) y  se instaló una hidroeléctrica y en 1907 una fábrica de carburo, este complejo Electro-Químico es conocido en Teruel, hasta la fecha, como El Carburo. Para el 30 de mayo de 1891 (mil ochocientos noventa y uno) se realizó la inauguración oficial de la luz eléctrica en Teruel. El catálogo de fotografías de Jaime Fernández Fuertes, editado recientemente, nos ha dado pistas de cómo fueron las primeras farolas que se colocaron en las calles de Teruel. En aquella época se añadía a lo útil, un componente estético, que dejaba la obra perfectamente acabada.
 Espantados quedarían nuestros paisanos del siglo XIX si vieran la chapuza que se ha hecho ahora (siglo XXI) en la plaza del Torico con las (dichosas) luces. Mirar sólo por el “espejo retrovisor” de la historia, siempre,  es malo, en esta ocasión... malísimo. La luz no sólo permitió ver por la noche, sino que fue la fuerza motriz capaz de elevar el agua desde el pozo de los franciscanos hasta el depósito del cementerio. Desde entonces el Acueducto de los Arcos, no se volvió a secar.
*
Naves de la Sociedad Electro-Química, que en 1914 pasó a llamarse "Carburos de Teruel S.A", luego, en 1967 se fusionan todas las productoras de electricidad locales en la denominada "Eléctricas Turolenses" (ET). Finalmente son acaparadas por Eléctricas Reunidas de Zaragoza y más tarde por Endesa.
*
 El carburo se obtiene mediante una reacción química en seco y a altas temperaturas (2.000- 2500 ºC). Una vez obtenido el carburo, que básicamente es de tres clases (metánido, acetíluro y alénuro), si se mezcla con agua desprende, según los casos: metano, acetileno o propadieno.
*
El carburo servía, usado en lámparas apropiadas, para iluminar. Recuerdo que en la Compañía Minera de Sierra Menera eran muy corrientes las lámparas de carburo.
*
Fotografía tomada de Internet.
*
Transformador construido muy cerca del Turia.
*
Este transformador sobrevive como una reliquia de la primera era industrial de Teruel.
*
En la relojería de Jaime Fernández. Foto tomada del catálogo.
*
Foto del catálogo de Jaime Fernández.
*