Páginas vistas en total

lunes, 18 de noviembre de 2013

Noviembre2013/Miscelánea. OLLERÍAS DEL CALVARIO (SEGUNDA PARTE)


OLLERÍAS
(En el cinturón rojo)
El PSOE ha mantenido activo a su electorado más fiel, el del cinturón rojo, no realizando ninguna actividad de mejora de estos barrios y para que éstos, de esa forma, mantengan vivas sus reivindicaciones, paradójicamente, contra la derecha.

*
Decía mi amigo Ángel Torres Escriche que en elecciones, en su barrio, los socialistas arrasaban. Vivía, Ángel, en la calle de los Baches y ahí permanece la casa familiar. La casa y la calle pertenecen al “cinturón rojo” de Teruel: San León, carretera de Alcañiz, Dolores Romero, El Carrel, Urbanización Laguía, Ollerías del Calvario, ¿Pomecia?, El Rabal, Barrio del Pilar  y San Julián por un lado, Cuevas del Siete, Plaza de San Sebastián y barrio del Carmen, por el otro.
Todas las grandes ideologías tienen y han tenido sus contradicciones en la práctica, me hace gracia sin embargo, cuando se pone el acento en las propias del Idealismo y se solapan las del Materialismo Histórico. Que un socialista vaya a misa ya es una contradicción (fe y razón, agua y aceite) pero que además, le diga al cura lo que tiene que hacer o decir… el sumun. Efectivamente, los socialistas empezaron siendo antiabortistas, pues si eliminaban al “proletariado”... quién iba a hacer la revolución. Ahora están a favor de tal práctica, ellos sabrán la razón.  Durante el siglo pasado, cuando el socialismo estaba en su mayor auge,  se decretó la Huelga General del Campo el año en que se produjo la cosecha del siglo… es bien sabido que el obrero, bien alimentado, no hace la revolución. Por lo tanto el obrero tenía que estar hambriento… y consecuentemente dispuesto a todo. El tema de la Reforma Agraria, tan manido, es otro episodio demostrativo de lo que decimos: Hizo más por la reforma agraria la derecha que la izquierda. Es comprensible, pues, si a un obrero de entonces (1930) se le daban cuatro o seis hectáreas de cultivo se convertía en pequeño o mediano propietario y abandonaba las filas del socialismo. Era preciso hacer primero la revolución y después la reforma agraria. Total, ni una cosa ni la otra. Actualmente, el cambio de chaqueta, lo hemos visto en la madre de la Princesa Letizia. De militar en CCOO ha pasado a monárquica absoluta: sin pudor ni vergüenza de “clase”.
Nuestros convecinos del “cinturón rojo” votan (mayoritariamente) a unos líderes que tienen instaladas lujosas mansiones en lo alto de Teruel, particularmente en la Fuenfresca (300 metros cuadrados habitables) y que adaptaron (con trampa) la ley a su propia conveniencia. Estos líderes (todos los conocemos bien), no son fachas, todo lo contrario, son los que dan ese apelativo a sus contrincantes políticos y han ocupado todos los segmentos del poder en España. En efecto, el PSOE que ha gobernado España, Aragón, Teruel (tanto la familia, como el municipio y el sindicato) y que ha tenido todos los resortes del poder para arreglar el problema que  nos ocupa, nunca hizo nada.  Recuerdo el papel que se gastó en prensa y televisión con la Urbanización Laguía, una milésima parte del problema. Recuerdo, también, que los socialistas se opusieron a la construcción de un nuevo Hospital cuando todo estaba ya en marcha. Ahora, esos mismos ¡claman! por la construcción de uno nuevo… casi en Corbalán. Lo piden con lepatatas o vuvucelas. Seamos serios, los vecinos de Ollerías o de San Julián tienen razón objetiva cuando reclaman atención para su barrio. Ahora, en crisis, es más difícil atenderlos en sus justas necesidades por la falta de dinero y de tiempo para hacer las cosas. Se perdió la oportunidad del “ladrillazo” cuando había dinero y, entonces, primero se construía y si algo quedaba… para calles. No es de extrañar que en Ollerías del calvario estén con el barro hasta el cuello. Yo, si fuera socialista de los de poltrona, por vergüenza torera, no me atrevería a bajar al barrio.
*
LAS TRES EN RAYA
Mientras que los barrios periféricos de la ciudad eran sistemáticamente abandonados, en el casco histórico se "ejecutaban" los desastres más grandes acaecidos en la ciudad desde la pasada Batalla de Teruel: LA GLORIETA, LA PLAZA DEL TORICO  Y LA PLAZA DOMINGO GASCÓN. Tres obras de un enorme presupuesto y de un resultado  deplorable. Al responsable directo de tales fiascos, todos lo conocemos y no pasa ni gota de vergüenza. ¡Señor, que clase política!
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*