Páginas vistas en total

sábado, 12 de marzo de 2016

Marzo2016/Miscelánea. LA FALTA DE UNA BURGUESÍA TUROLENSE LASTRA NUESTRO DESARROLLO ECONÓMICO.

Un día, quién sabe cuando, del viejo tronco provincial rechitarán, como en nueva primavera, nuevos frutos de vida.
****
LA AUSENTE BURGUESÍA TUROLENSE
(Primero, ya nos abandonaron las grandes casas nobles: Híjar, Fuentes, Florida...)
*
El IBEX-35 existe, pero la burguesía turolense no. Nunca ha existido. Prueba de ello es nuestro ancestral atraso histórico.  La economía turolense siempre ha sido dependiente y sin alternativa. Dos factores mortales. Si hacemos un somero repaso histórico desde los celtas hasta nuestros días lo veremos con claridad. En todo el Sistema Ibérico los recursos naturales los explotaron agentes exteriores. Por ejemplo, lo romanos lo hicieron con las minas de hierro de Ojos Negros. Dejaron como señal de su paso una vía romana (Cesaraugusta-Laminio), un acueducto (Albarracín Cella) y una ciudad (La Caridad en Caminreal). En los buenos siglos de la lana, la dependencia era de Nápoles. Nápoles fue, con mucho, la mejor “provincia” de la Corona de Aragón. Así legamos al siglo XX. Año 1901, el panorama era aterrador, ni un gramo de alquitrán ha caído todavía sobre los viejos caminos de diligencias. Teruel, la capital de la provincia, es la última de las españolas en llegar el ferrocarril. El siglo XX, paradójicamente, es de gran desarrollo minero. Pero las tres principales explotaciones mineras con un gran número de trabajadores son de fuera. Sierra Menera es de los vascos (don Ramón de la Sota). Minas y ferrocarriles de Utrillas acaba en manos de los catalanes. Finalmente el azufre lo explota una empresa química zaragozana. Lo mismo sucede con el caolín y la arcilla.
El franquismo se planteó promover la riqueza endógena de cada territorio peninsular. Así aparecieron las Denominaciones de Origen y la Calvo Sotelo (Andorra) en Teruel. Actualmente, las Denominaciones de Origen,  constituyen nuestros más preciados polos o puntos de desarrollo económico, junto con la otra gran dependencia la PAC (subvención al cultivo del cereal de secano). JAMÓN, ACEITE, MELOCOTÓN Y TERNASCO son nuestra gran apuesta y el sustrato económico sobre el que debe pivotar la economía de la provincia. Hay otros segmentos económicos a desarrollar como, el TURISMO, la TRUFA, EL QUESO, la MIEL, en menor medida el AZAFRÁN o el CONEJO.
Visto el tema muy someramente y advertidos como estamos, de que hay serios estudios económicos sobre la provincia, constatamos una sola empresa digna de tal nombre en la provincia, con capital de la provincia, se trata de Térvalis. Me comenta un amigo que Térvalis paga mil nóminas, lo que para Teruel, evidentemente, es una gran empresa. La RONAL  tiene 433 trabajadores pero es de capital alemán.
Térvalis es una empresa básicamente de fertilizantes, pero que ha ido ampliando el abanico de sus inversiones. Es una empresa que nació en Cedrillas y su actual propietario Generoso Martín es el segundo de la saga. Todos estos datos, muy superficiales, son de dominio público. Pero, lo que queremos resaltar aquí es su singularidad. En la historia de Teruel, sólo los Feced de Aliaga, tuvieron mil trabajadores a sueldo, pero esto fue en Filipinas y bajo régimen colonial.
Como vemos, Teruel ha tenido siempre que inventarse su futuro a “matacaballo” y a base de ocurrencia o de emprender tareas que desecharon los demás. Es bien sabido que DINÓPLIS “cayó” en Teruel porque fue desestimado como proyecto por otras muchas provincias españolas a las que se les ofreció, antes. ¡Qué decir del susto que nos dio el aeropuerto de Caudé! Hasta que por fin, ha visto la luz. Los mismo pasa con Motroland en Alcañiz. De las tres patas de la provincia (Teruel, Alcañiz y Calamocha) falta el gran proyecto de Calamocha pensado sobre el pantano de Lechago. Como los dos anteriores, de entrada nos va a costar “perricas” y no está garantizada su viabilidad.
Todas estas inversiones “Estatales” confirma la falta absoluta de una burguesía turolense capaz de iniciar negocios por sí misma. En nuestro provincial IBEX, apenas tenemos un uno, y cuestionado por la opinión pública: Térvalis de Generoso Martín.
*
El Bajo-Aragón-Turolense, una de las zonas más dinámicas de la provincia ha estado, también, carente de iniciativa privada y falta de planificación en su desarrollo agroindustrial. Fruto de todo ello son las contradicciones en que incurren los partidos, particularmente de izquierdas, como queda probado con DEIBA.
DEIBA-TE. Franco murió en noviembre de 1975 y en el verano de 1976 ya estaba constituida Deiba (Defensa de los Intereses del Bajo Aragón), en Teruel se le llamó DEIBA-TE. Rufino Foz del Cacho presidió Deiba-Te y fue senador. Luego, con el paso de los años todas estas gentes se acomodaron al sistema y han acabado pidiendo que no se quiten las centrales, ni los pantanos... Que se queme el carbón de Teruel (un lignito de bajo poder calorífico y muy contaminante). Exactamente todo lo contrario que pedían. Pero, eso sí, nunca dijeron nada del expolio realizado en el Aragón oriental durante la Guerra Civil (36-39).
****
*