Páginas vistas en total

jueves, 31 de marzo de 2016

Marzo2016/Miscelánea. DIFERENTES FORMAS QUE TIENEN LOS GACHEROS DE VADEAR UN PEQUEÑO RÍO.

Cruzar un río por unos finos troncos, como en la fotografía, supone un reto importante. A pesar de que aquí sólo nos jugamos el pundonor o el amor propio, el ejercicio refleja algunos aspectos sustanciales de nuestra conducta como seres humanos. En un examen tradicional de diez preguntas, puedes fallar cinco y salir airoso: ¡he aprobado! Aquí no, aquí un sólo fallo, significa el fracaso total. Un fallo significa el meter un pie en el agua y tal fallo tiene una reprobación inmediata entre los que te observan: la carcajada general y esturendosa. Por ello, en una excursión cuando toca vadear un río todos los componentes de la expedición, esperan. Bien sea por ayudar, bien sea por no perderse el espectáculo.
*
Los de la orilla de enfrente esperan que caigas al agua. Pero, el gachero que está en trance de pasar "renueva su propia confianza", no quiere ser objeto de la carcajada general si, por culpa de un descuido o un resbalón, pone el pie en el agua. Lo más importante es no dar un "paso en falso" y por ello, todo lo fía a su bastón. El bastón es de "profesional" del senderismo. Puncha  el gachero en la grava del río y afianza... no hay prisa, le dicen. Vuelve a punchar y vuelve a afianzar... Parece que va bien la cosa, ya casi estamos a mitad.
*
Se relaja y por un instante siente que algo falla. Los "amigos" ya le gritan: ¡cuidado! Levanta el brazo izquierdo para recuperar el equilibrio. Piensa... no he resbalado... ¡bien!. Me he podido recuperar. En ese instante, tentado está de dar un salto hasta la otra orilla, pero decide que no, que pasará como todos, pasito a pasito. Finalmente lo consigue y pasa a formar parte de los que desea que el siguiente caiga al agua. 
*****
***
**
*
El siguiente es "tonelete" de El Pobo. Desde pequeño está acostumbrado a pasar el río de su pueblo, que suele venir con el cauce seco. "Ríos a mí..."comenta. Pero, de momento lleva un palo para ayudarse y la procesión va por dentro. 
*
Detrás ya le empuja otro gachero del Altiplano (Rillo) que también es pueblo de secano. Riscos, lomas, tozales, pueyos, costeras, picos... eso lo domina, pero esta pasarela tan mal acotraciada tiene su peligro. Teme caer, más que por preservar inmaculado su amor propio, por el cachondeito que se iba a formar. Las risas se oirían hasta Orrios y los estrechos de los Alcamines.
*
Gachero-Pacha se ha quedado un poco retrasado mientras que Gachero-Marcial ya respira aire de victoria. ¡Que bien se ven ahora las cosas desde la "orilla de enfrente". Se vuelve de inmediato y le da consejos a su seguidor. "¡Ten cuidao ahí, que esbariza!". Pura hipocresía, no hay victoria si no sale alguien derrotado. Es ley de vida. Por el momento Gachero-Pacha ha hecho un difícil y complicado cambio de pie buscando la parte seca de la piedra. El cuerpo se le retorcija como un sacacorchos y está a punto de caer. El siguiente paso será determinante de cara a buscar una ruta segura. Todo esto lo observa Gachero-Paco desde retaguardia. Parece que lo tiene todo calculado y pasa rápido. Levanta el palo de apoyo en señal de victoria. Ahora quedan menos por pasar y la responsabilidad crece, pues son más a reír del que meta el pie al agua.
*****
***
**
*
Gachero-Paco cambia de estrategia. Recto, vertical como una vela, el bastón pegado al cuerpo y pasico corto. Desde el principio fía más a los troncos que a las piedras humedecidas.
*
Y... pasa limpiamente. 
*****
Finalmente, si alguien cayó al agua desde luego no saldrá en la fotografía.
***
**
*