Páginas vistas en total

miércoles, 20 de enero de 2016

Enero2016/Miscelánea. TORO DE BONCE DEL CABEZO DE ALCALÁ ( AZAILA- TERUEL)


EL TORO DE BRONCE del “Cabezo de Alcalá” (Sedeisken) es una de las piezas más representativas de este yacimiento,  y de la provincia de Teruel, situado en el pueblo de Azaila (Teruel). Se conserva ahora en el Mueso Arqueológico Nacional de Madrid pero, en el Centro de Interpretación de Azaila, se ha colocado una réplica.
UN POCO DE HISTORIA DEL YACIMIENTO
Se ha dicho que:
"Los principales restos arqueológicos fueron descubiertos a finales del siglo XIX, ente 1868 y 1872, por D. Pablo Gil y Gil, y posteriormente estudiados por conocidos investigadores como D. Juan Cabré, D. Antonio Beltrán. En excavaciones más recientes participó D. Miguel Beltrán Lloris, que publicó su tesis doctoral sobre este yacimiento en 1976.
Entre los años 2000 y 2009 se realizaron diversas actuaciones de excavación y consolidación de los restos en algunas zonas del yacimiento que fueron promovidas por el Gobierno de Aragón, la Diputación Provincial de Teruel y el Ayuntamiento de Azaila. Además, en el año 2009, a través del Consorcio Patrimonio Ibérico de Aragón se procedió a la señalización y colocación de paneles informativos.
En colaboración con la Diputación General de Aragón, la Diputación Provincial de Teruel y la Asociación para el Desarrollo integral del Bajo Martín, se ha creado un Centro de Interpretación sobre la antigua ciudad del Cabezo de Alcalá ubicado en Azaila."
*******
*****
Características de la obra
Origen/Procedencia
Acrópolis del Cabezo de Alcalá Objeto
Figura Dimensiones
Altura = 15,5 cm; Longitud = 21 cm; Anchura máxima = 5,9 cm Técnica
Fundición Materia
Bronce
Cronología:  200[ac]=101[ac] (S. II a.C.)
Contexto Cultural/Estilo: Sedetanos
Lugar de Procedencia Azaila
Lugar Específico/Yacimiento Cabezo de Alcalá
Referencia Bibliográfica        Se halló en el llamado Templo A o templo ibérico de Azaila, que se levantó en los siglos III-IIa.C.
*
DESCRIPCIÓN
Figura de toro en actitud de ir a embestir, bien modelado y con características que recuerdan a la escultura ibérica antigua en piedra, como las profundas incisiones para marcar los pliegues del cuello. Lleva una roseta sobre la frente y espigas bajo las pezuñas que servirían para embutirlas en un pedestal, y que son restos de los conos de fundición. Llevaba sobre el cuello una pieza de bronce en forma de U con una perforación en cada extemo, que parece un asa de caldero, pero que se ha interpretado a veces como un yugo que indicaría su participación en tareas de arada. Junto al toro se halló un ara encalada de blanco y parte del pedestal que sostenía la figura.
Esta pequeña figura fue encontrada en un recinto de planta trapezoidal al que se accedía por una grada descendente revestida de yeso, en la ciudad de Azaila. Un yacimiento creado durante la época de los Campos de Urnas tardíos, y cuya población céltica, se iberizo y se sabe que pertenecía a los pueblos sedetanos, Un pueblo prerromano que junto a los ilergetes hay autores que consideran que pueden encuadrarse dentro de las poblaciones de origen céltico, pese a que otras las consideran ibéricas.
El espacio donde se halló se ha identificado como templo ibérico o "Templo A de Azaila", que constituiría un "santuario de entrada", situado junto a la puerta de acceso a la población, aunque algunos autores lo ponen en duda. Los "santuarios de entrada" eran santuarios urbanos que en las poblaciones ibéricas estaban dedicados a divinidades relacionadas con los rituales de paso, la fecundidad y la protección del territorio. En este caso, representaría un culto al toro, el cual simboliza la fuerza fecundadora de la naturaleza, necesaria para la supervivencia y prosperidad, reforzado por la roseta que lleva sobre la testuz, que muchos toros llevaban en las festividades cuando accedían al templo.
Algún autor lo considera de cronología más moderna y que pudiera ser el remate de una enseña romana, opinión que no aceptan la mayoría de los estudiosos.
*
*
*