Páginas vistas en total

miércoles, 13 de enero de 2016

Enero2016/Miscelánea. FOTOGRAFÍAS COMENTADAS ( I)

¡LA MALDITA CORRUPCIÓN!
*
El día 20 del noviembre de 1975 murió Franco. Para entonces el régimen ya estaba en franca descomposición. Uno de los ejemplos más explícitos de aquel momento en que algunos veían su final político y querían salir bien parados economicamente, mediante la corrupción, fue la construcción de la Ciudad Escolar de Teruel. Tema que todavía está latente en el edificio de las Escuelas Anejas y que muestra la magnitud del desastre. El día uno de septiembre del año 1977 llegué de maestro a Orihuela del Tremedal, la Constitución española no se aprobaría hasta finales 1978. A los pocos días de estar en la escuela llegó un camión a descargar material escolar. Hablamos con el chofer y le preguntamos que, quién había solicitado aquel material… Nos dijo que no sabía y que tenían que repartir por toda España. Así que pensé, el señor ministro se lo está montando bien, pues un pedido de esas dimensiones deberá tener una comisión impresionante. Como estábamos en un momento de transición política el asunto pasó desapercibido. Lo triste del caso es que en democracia y con la educación traspasada a las comunidades autónomas ha vuelto a pasar lo mismo. Eso sí, a nivel autonómico, pero si sumamos las diecisiete autonomías nos da el mismo resultado.
¿Quién es capaz de acabar con la corrupción? ¿Qué régimen político de la historia no la ha albergado? La corrupción puede acotarse o limitarse pero no se puede acabar con ella. Para que así sucediera habría que delimitar estrictamente los tres poderes del Estado: Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Con leyes justas y un poder judicial independiente podría detenerse la sangría del Ejecutivo, contando con que los otros poderes fueran intachables. Pero resulta que, la nueva hornada de políticos planea estrategias destinadas a seguir con la corrupción mediante engaños, cada vez más bochornosos. Si un político te dice que con él se acabará la corrupción, sencillamente, te está engañando (quítate tú, que me pongo yo). Acabar con la  corrupción no es cuestión de voluntades (qué vaya usted a saber si hay voluntad, o no hay voluntad,) es cuestión (repito) de justicia independiente y de leyes justas.
Actualmente se está judicializando en Teruel el asunto del Jamón de Denominación de Origen. Un asunto sobre el que muchos ciudadanos tenemos una opinión fundada. Se trata de tres fraudes en uno: fraude de calidad (se han importado jamones de Polonia y por ello dimitieron los productores turolenses), fraude en la concesión de subvenciones (Arrufat ha tenido que dimitir de Delegado Territorial sin que medie todavía sentencia judicial) y, finalmente, fraude en la gestión económica de la Denominación de Origen (porque en Teruel todo se sabe y todo se habla). Sólo la JUSTICIA puede poner coto al asunto, claro que, si el FISCAL no colabora en el esclarecimiento de los hechos actuando positivamente con la justicia, pues, tenemos lo de siempre.
¡Cuidado, que con el Jamón nos la jugamos!
*
*****
***
**
*