Páginas vistas en total

jueves, 7 de enero de 2016

Enero2016/Miscelánea. LA DESECACIÓN DE LAGUNAS EN LA PROVINCIA DE TERUEL



LA LAGUNA DE TORTAJADA
*
Durante los siglos XVII y XVIII en España, en la mayoría de los casos, se observa una complementariedad entre el drenaje y el avance del cultivo de regadío. Llegados al siglo XIX se continúa con esta idea. Sin embargo, en nuestro territorio y en la parte del Sistema Ibérico que afecta a la provincia de Teruel, hay factores añadidos. Hasta ahora la mayor parte del territorio se dedicaba al pastoreo pues, desde Alfonso I el Batallador, se extendió hasta los confines del reino la alera foral* zaragozana. Ignacio J. de Asso señala que la expulsión de los moriscos apenas afecto a esta zona, pobre en agricultura. Solamente en algunos municipios como en Teruel o Gea de Albarracín tuvo alguna incidencia y no desfavorable (introducción de la cerámica azul en Teruel, por ejemplo). Pero el siglo XIX es un siglo complicado y de muchos ajustes. Caída del precio de la lana, guerras carlistas, guerra por independencia de las colonias de América hispana. Los nuevos gastos que ocasionaban, el ejército y la instrucción pública, que será obligatoria y a costa de los Ayuntamientos, crea la necesidad de nuevos campos de cultivo. Los limos de las lagunas desecadas son buenos y fértiles espacios (un ejemplo es la zona lacustre de la Virgen de Lagunas en Cariñena (Z) o los marjales en levante (V).)
En este contexto la extensión o aumento de la superficie dedicada a la agricultura se ve como una necesidad perentoria. Afirmaciones como la que sigue y en la que se señala que “durante el siglo XIX las lagunas estuvieron en el punto de mira por ser focos de insalubridad, y en el siglo pasado se extendió la práctica de desecar estos humedales para el uso agrícola” son ciertas (laguna de Almohaja, desecada con ayuda de la DPT en los años ochenta del siglo XX), pero no recogen toda la problemática ni sirve para todos los territorios de España.
 Como vemos, las causas no son muy diversas aunque cada lugar ofrece su problemática. En la laguna del Cañizar en Villarquemado (desecada recientemente y sin que haya habido, con tal acción, ningún tipo de utilidad ni pública ni privada), todavía se alerta sobre las plagas de mosquito que la laguna emite. Sin embargo, el caso de la laguna de Tortajada es singular. A esta pequeña laguna le llegó la alarma en dos ocasiones. La primera, en la ya lejana Edad Media, en la que se documenta  la construcción de un canal para evacuar el agua (dicho canal, sin terminar, es todavía visible) al parecer la sequía era muy grande y se buscan acuíferos de donde tomarla. Hay una segunda ocasión que la refleja ¿Pruneda? en el Madoz y cuyo fin es el regadío, ya sea próximo  (Huerta Nueva en el Alfambra) o remoto (huertas del Turia). La laguna de Tortajada siempre mantuvo el popular mito de ser un “ojo de mar” aunque, Pruneda, un hombre más culto la califica de “laguna-manantial” y, dice así, ya a mediados del siglo XIX: “En Tortajada hay una laguna manantial de bastante extensión y profundidad. La posición que ocupa entre dos cerros sumamente elevados sobre el nivel del río Alfambra, le hace sumamente ventajosa para desaguarla a muy poca costa, y con sus aguas podrían regarse algunos terrenos contiguos y aumentar el caudal de las del río.” (Madoz 1845-50. Teruel. Ríos y arroyos)
Todo lo contrario sucedió con la laguna de la Estanca en Alcañiz, creada artificialmente mediante una acequia sacada del río Guadalope y en la que se criaban extraordinarias anguilas (hasta que los pantanos lo hicieron imposible). Luego se reutilizó prolongando la acequia para los riegos de Puygmoreno (Campillo de Franco).
*
*Alera foral.- Es un concepto que aparece ya en el Fuero jaques y trata del derecho de pasto que se otorga a los pastores de Jaca para ir con sus ganados, desde la salida de sol, hasta su puesta. Esta alera foral la hará extensiva Alfonso I, para los ganados de Zaragoza, en todo el reino.
*
Laguna de Tortajada en el año 1988
*
M. ALONSO y M. COMELLES
Catálogo limnológico de las balsas y lagunas de la provincia de Teruel.
Editor: IET
Lugar de edición: Teruel
Año de edición: 1985
Tipo de encuadernación: Cartoné
Páginas: 76

Dimensiones: 17x24 cm.
*
Laguna de Gallocanta entre las provincias de Zaragoza y Teruel.
*
Laguna de El Cañizar, Villarquemado.
*
Laguna de Rubiales
*