Páginas vistas en total

jueves, 6 de noviembre de 2014

Noviembre2014/Miscelánea. "LA ZORRILLA" Y EL CAMINREAL

EL CUENTO DE NUNCA ACABAR
*
La incapacitación para el comercio del puerto de Valencia por culpa de los corsarios (musulmanes) hasta mediados del siglo XIX, ocasionó la creación de la Ruta de la Lana atravesando los puertos de: Cabigordo (pilones), Sollavientos (pilones), Villarroya y Cuarto Pelado (pilones), hasta llegar a la costa por Vinaroz. Durante los siglos XVII y XVIII la producción y exportación de paños fue la riqueza de Teruel. El siglo XIX y las guerras carlistas, así como la aparición de nuevas fibras acaba con la riqueza textil de Teruel. Para entonces ya principios del siglo XX, liberados de la presión musulmana, se empieza a potenciar el puerto de Valencia con un ferrocarril que pasas por un territorio en franca desintegración económica, pero que tenía como objetivo alcanzar Francia e Inglaterra.
*
El 2 de abril de 1933 queda inaugurado el tramo ferroviario Caminreal-Zaragoza. Anteriormente, el día 21 de febrero de 1915 quedaba perforado el túnel del Somport. Todo comenzó, sin embargo, en el año 1901 con el Central de Aragón que uniría Calatayud con Sagunto y de aquí seguiría ya a Valencia. Así pues en 1933 se acorta el camino de un ferrocarril que ya unía Valencia con París. Desde Santander se proyectaba otro ferrocarril (Santander- Mediterráneo) pues a Santander llegaban y llegan los ferrys procedentes de Plumouth (RU). De esta forma Valencia conseguiría unirse por ferrocarril con Londres y París. De haber funcionado esta Y (griega) la situación y el desarrollo del puerto de Valencia habría sido diferente a la actual. Otro problema añadido para el puerto de Valencia fue el hecho que don Ramón de la Sota (1907) llevara su hierro a Sagunto y lo descargara en un puerto propio. Valencia dejó de cobrar los aranceles de carga y flete. La falta de una burguesía valenciana con visión para el comercio y los negocios fue capital para el fracaso de los proyectos de comunicación y transporte del puerto, punto esencial, para el desarrollo y el comercio. A todo esto hay que añadir que hasta mediados del siglo XIX la costa levantina está sin desarrollar por el acoso constante de los piratas berberiscos. Es a mediados del siglo XIX cuando EEUU, Francia (coloniza Argelia) e Inglaterra (colonias en oriente medio) acaban con la piratería que era una pesadilla para España desde hacía cientos de años, basta recordar Lepanto.
Mientras, el puerto de Barcelona, ya era un importante centro comercial desde principios de la Edad Media y los reyes de la taifa Zaragozana acudían a este puerto cuando llegaban barcos, para proveerse de esclavos, especias, tejidos y artículos orientales. La burguesía catalana lo es esencialmente barcelonesa y ligada estrechamente al comercio del puerto marítimo. Desde principios del siglo XIX se tiene conciencia de los problemas que crea la burguesía de esta urbe. El general Espartero llega a decir que, “para que España funcione bien, hay que bombardear Barcelona cada 20 años.” El general Prim, que es catalán de Reus, también la bombardea ("la faja o la caja", dice). Más recientemente la burguesía catalana despide al general Primo de Rivera en la estación del ferrocarril cuando marcha a Madrid para hacerse cargo de un periodo dictatorial de la historia de España. Como comprenderá el lector, esta burguesía no está dispuesta a que el puerto de Valencia le haga la competencia.
El Santander-Mediterráneo está inconcluso en 8 kilómetros y en otros tramos las vías levantadas (Calatayud -Caminreal). El túnel del Somport cerrado sine-díe y el AVE que nos comunica con Francia pasa por Barcelona y por las cuatro capitales catalanas. Así andan las cosas y además pidiendo la independencia. Si la corrupción resulta insoportable, el lobby catalán nos condena al subdesarrollo por la falta de comunicaciones.
“La zorrilla” es una mesa sobre ruedas que tenían en Caminreal, luego pasó a Teruel y la presidenta de Renfe, la famosa Mercè Sala, por obra y gracia de “porque a mi me da la gana” se la llevó a Tarragona. Es una anécdota que esconde el verdadero problema de una constante presión de Cataluña sobre el territorio circundante para evitar su desarrollo y tener el control de las comunicaciones.
Cualquier ciudadano ve con pesimismo la apertura de comunicaciones por el pirineo central: desde el túnel carretero, que sólo sirve para quitarse los catalanes las mercancías peligrosas, hasta el ferroviario, aplazado año tras años en una constante y verdadera tomadura de pelo.
*
"LA ZORRILA"
*
En el ferrocarril minero Ojos Negros-Sagunto, a este tipo de vehículos lo llamábamos: “La Mesilla”. Se  trataba de un tablero cuadrangular regular que se anclaba sobre los dos ejes de las cuatro ruedas con que circulaba por las vías del tren. No tenía las palancas con las que se articulaba la del Central de Aragón y solamente tenía en el tablero, sobre una rueda, una agujero cuadrado por el que se metía un palo para frenar mediante rozamiento en la rueda. Si circulando por la vía venía un tren en cualquiera de los dos sentidos, sólo cabía parara y desmontar “La Mesilla” que constaba de tres piezas: el tablero y dos ejes con sendas ruedas. Mi primer viaje con un año de vida lo hice en una “Mesilla” entre las estaciones de Almohaja y Cella. Luego la he utilizado bastante entre Cella y la Estación de Los Baños en la huerta nueva de Teruel.
Vehículos como “La Zorrilla” los he visto después en varias Películas del Oeste Americano, si éstas trataban de la construcción de los grandes ferrocarriles de la parte occidental de ese país. Así que es un aparato bastante universal y que tuvo su uso para aproximar a determinados puestos la mercancía precisa si ésta, era en poca cantidad y el trayecto corto.
*
Si venía el tren, había que desmontar "La Mesilla".
*