Páginas vistas en total

lunes, 24 de junio de 2013

Junio2013/Miscelánea. MANIFESTACIÓN EN DEFENSA DEL FERROCARRIL. PROLEGÓMENOS JUNTO A GOYA-ESTACIÓN ( TERCERA PARTE )

Buena parte de nuestra provincia ha nacido, ha crecido, ha ido a la escuela y ha realizado sus labores del campo viendo pasar el Chispa. El Central de Aragón fue la última aspiración decimonónica de los turolenses del valle del Jiloca y de las estribaciones de Gúdar y Javalambre. Llegó a Teruel en 1901 y se puso en funcionamiento, en su trazado completo, en los siguientes años. Nos hemos acostumbrado a ver pasar el tren y queremos seguir viéndolo pasar, a toda costa. Queremos ver  descansar sus relucientes máquinas en las huertas del conde de la Florida y queremos ver su jadeante ritmo de subida al puerto de Escandón. Son nuestras sensaciones y forma, el tren, parte de nuestro ser y de nuestro paisaje. Pero… el tren es caro, dicen. El tren es deficitario... apostillan. Nosotros no nos lo creemos.
Los argumentos que se dan están mediatizados por una política de comunicaciones ferroviarias totalmente decantadas a favor de los catalanes. Veamos si no. Por Teruel pasaba el expreso Sol de Levante procedente del País vasco. No hace falta ser muy inteligente para ver que si todos los tráficos ferroviarios que se generan en el País Vasco y Zaragoza pasasen por Teruel la vía estaría arreglada y los trenes serían rentables en el conjunto de la línea. Valencia  es la tercera población española y Zaragoza es la quinta, lógicamente entre ambas tiene que haber un importante  tráfico de pasajeros y mercancías.  Sin embargo, nadie pasa por Teruel. La razón fundamental es que se desvían los convoyes ferroviarios por Tarragona y luego bajan por Castellón hasta Valencia y Alicante. Si se ha hecho un Ave Madrid-Valencia y otro Madrid-Alicante es por su potencial turístico. Una buena parte del turismo de playa del norte peninsular veranea en Valencia y Alicante… ¡pero pasando por Cataluña! Cuanto peor esté esta línea mejor para Cataluña, así se justifica su desmantelamiento. ¡Qué casualidad que las vías de comunicación ajenas a ese territorio, tengan que pasar por Cataluña! Es de admirar que desde el País Vasco, Castilla y León o Asturias, para ir a Alicante, haya que pasar por Cataluña. Todo esto unido a que no quieren ni oír hablar de la apertura del Canfranc, tenemos el panorama dibujado. Un panorama en el que le Gobierno Central está sobrecogido por la amenaza de independencia de los catalanes. Amenaza que como bien se puede ver es un tremendo farol, pues los catalanes viven gracias a España. Cataluña se ha convertido  en la puerta de Europa y esa es su baza: aniquilar las comunicaciones que le hagan competencia. A nuestro tren hace tiempo que lo tienen sentenciado los catalanes.
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*