Páginas vistas en total

lunes, 5 de octubre de 2020

Octubre2020/Miscelánea. MOZOTA, UNA PROPIEDAD DEL DUQUE DE VILLAHERMOSA EN EL RÍO "A UERBA"

Armas del duque de Villahermosa, hijo de Juan II de Aragón y hermanastro de Fernando II el  Católico. Mozota era una propiedad de duque de Villahermosa.
*
La historia de España está determinada por el hecho de la "Reconquista" una cruzada contra el infiel que desarrolló la siguiente estructura, siempre con matices. En esta empresa de siglos, en muchas ocasiones se perdió la perspectiva de lo que se trataba de conseguir y, la Iglesia, estuvo siempre atenta a las luchas intestinas de los nobles entre sí  y con el rey.
El reparto de papeles fue el siguiente. La Iglesia cobraba los impuestos y sustentaba ideológicamente el proyecto (superestructura ideológica). Ya tenía una larga tradición que consolidó con el Califato de Córdoba. Las almohajas (cabalgadas) de los moros se situaban junto a un obispado a la espera de recibir el tributo que bajaban, luego, a Córdoba. Los diezmos y las primicias era lo sustancial de los impuesto. El rey se reservaba algunos, como el de los judíos llamados: "cofre del rey".
Por otra parte, los nobles recibían tierras del rey con la condición de que aportaran hombres para la batalla. Por tal circunstancia estaban libres de impuestos.
Una parte importante del brazo armado del rey eran las Órdenes Militares a los que se les confiaban tareas específicas y a menudo complicadas (se les concedían tierras y cobraban impuestos).
Terminada la Reconquista en el año 1492, esta estructura debió de disolverse, pero no se hizo. El rey tuvo que obtener sus recursos (para sus guerras) del Nuevo Mundo y para ello desarrolló la ARMADA, pieza de élite del ejercito español. La fiesta de la Virgen que era el 2 de enero (la venida de la Virgen a Zaragoza), se pasó al 12 de octubre (fiesta de la Hispanidad).
Durante los siglos XVI, XVII y XVIII la Iglesia disfrutó de cuantiosas rentas sin dar cuentas al rey.
A estos siglos pertenecen el noventa por ciento de las iglesias de la provincia de Teruel. Y, las iglesias que no son barrocas tiene alguna capilla de este estilo.
Pese a las desamortizaciones la Iglesia no empieza a perder poder hasta bien entrado el siglo XIX. De tan largo señorío ha quedado en el pueblo español un sentimiento anticlerical que se manifestó vivamente en la pasada Guerra Civil (36-39) con la matanza de obispos, curas, monjas, frailes y personas con especial devoción (popularmente beatos).
*
*
*

*
*
*
*
***
**
*