Páginas vistas en total

miércoles, 20 de febrero de 2013

Febrero2013/Miscelánea. SONETOS PREMIADOS SOBRE LOS AMANTES DE TERUEL

1966
CARLOS URUEÑA GONZÁLEZ
Meditación ante el Mausoleo
de los Amantes de Teruel de España
*
He aquí como el amor con su partida,
halló en Teruel su patria verdadera;
he aquí cómo dejó la primavera
el aroma de Dios en su venida.

He aquí la dulcedumbre de una herida
que hizo la eternidad más duradera;
he aquí, entre tantas muertes, la primera
que ha prolongado en mármoles la vida.

He aquí porque el Señor así lo quiso,
el amor hecho piedra cincelada,
presentido en Teruel el paraíso.

He aquí la eternidad ensimismada
contemplando este amor que era preciso
para salvar al hombre de la nada.
*
1967
JOSÉ MARÍA FERNÁNDEZ NIETO
Ante el Mausoleo de los Amantes
*
Ved el amor aquí, pájaro ileso,
libre de su mortal encarnadura;
ved razonada en rosas su locura
y calculado en ángeles su peso.

Ved aquí, jubiloso de estar preso
el amor cincelado en escultura
encarcelada en piedra la ternura
y eternizado en mármoles el beso.

Ved el amor aquí como si fuera
gozoso panteón, ansia esculpida,
piedra que canta y soledad que espera.

Que aquí, en Teruel, la muerte, sorprendida
de tanto amor, de tanta primavera
se acabó enamorando de la vida.
*
1968
ANTONIO P. ALMEDA
Soneto que dijo el Ángel que sobrevoló
la tumba de los Amantes
*
Yo sé de un beso que costó una vida,
por una ausencia demasiado larga.
Yo sé una historia hermosamente amarga,
de amor ganada, por amor perdida.

Yo sé que esta historia dolorida
nunca murió el amor, sino la carga
que soporta: esa sombra que se alarga
inútilmente, pues será vencida.

Yo sé que se repite a cada instante
la historia en alabastro que perdura
y que la propia muerte no le arredra.

Porque basta el amor, cuando es bastante,
para darle a la piedra tal blancura
que dos manos se fundan en la piedra.
*
1969
JOSÉ MARÍA FERNÁNDEZ NIETO
Mausoleo del Amor
*
Aquí el amor, en esta sepultura
hallo su eternidad recién nacida;
aquí, para soñar, quedó dormida
en sábanas de mármol la ternura.

Aquí el amor, labrado en escultura
buscó la muerte y encontró la vida;
y aquí se dio la muerte por vencida
ante la rebelión de la hermosura.

Aquí, en Teruel, en mármoles escrito
dejó el amor su claro testamento
para perennizar la primavera.

Aquí el amor, en beso de granito,
en yacente y en mudo acabamiento
hizo la eternidad más duradera.
*