Páginas vistas en total

martes, 28 de abril de 2015

Abril2015/Miscelánea. RÍO EBRÓN. TRAMO MEDIO DEL RÍO, LOS ESTRECHOS Y LA MUSA DEL EBRÓN

La musa del Ebrón, entre Tormón y El Cuervo.
***
LA LUCHA POR EL PODER
( Es legítima y legal, pero debe ser democrática.)
*
CONSIDERACIONES PREELECTORALES (VIII)
Lo que caracteriza a la Era Contemporánea es la lucha por el poder. Por el poder a cualquier precio. Hasta la revolución Francesa que da entrada a esta Era, el poder se conquistaba/discutía/disputaba entre las élites y entre aquellas familias que lo poseían de forma inequívoca. Para nuestra sociedad occidental: La Iglesia y la Monarquía absoluta. Solamente unas pequeñas pinceladas nos darán las pistas. El caso más famoso es el asesinato de Julio Cesar (tú también Bruto). El Cid Campeador de forma legendaria hace jurar a Alfonso VI el Bravo de que no ha matado a su hermano. Fernando el Católico tiene un atentado en el Tinell (Barcelona) y desarrolla una política matrimonial tendente a otorgar los cargos fundamentales a su familia ya sea directamente (Virrey de Aragón) ya sea mediante casamientos. Contra Felipe II conspira su hijo Carlos…Motín de Aranjuez..., etc. etc. Sin olvidar a los Papas y la descaradísima afición a los venenos  y a los contravenenos o triacas. Hay para contar y no parar.
Desde la llegada de la Edad Contemporánea el poder se ha detentado mediante el sufragio universal, más o menos directo y democrático, y mediante el golpe de estado o la revolución (burguesa o popular). Ejemplos hay casi tantos como Estados en el planeta Tierra. ¿Qué decir de Corea del Norte, Cuba, Venezuela, países teocráticos musulmanes o el Estado del Vaticano. Regímenes donde el calificativo de democráticos es más que dudoso: Rusia, China… etc.
A la Edad Contemporánea le han acompañado, también, las dictaduras más férreas y sanguinarias de la historia de la humanidad. ESTALIN O HITLER, quedan en la memoria amarga de los hombres.  Abandonado ya un siglo XX tan dramático, queda todavía mucho tiempo para que todos los países del mundo se homologuen a los que se consideran más democráticos, sin que hayan llegado a una perfección que siempre será utópica, pues pesan muchos interese y diversa formación intelectual y técnica en todas las sociedades. Falta por consolidar y perfeccionar un poder mundial, La ONU, que sea capaz de mediar con eficacia y evitar que determinados países sometan a sus súbditos a regímenes de esclavitud. El caso más sangrante es Corea del Norte o el Estado Islámico.
En España este año 2015 es año electoral y muchas gentes se vuelven a sorprender de algunos excesos que se cometen en el afán de conseguir votos para sus respectivos partidos. Un Estado fuerte y una Justicia eficaz y rápida deben evitar los excesos, y deben garantizar, la equidad en la lucha por el poder. Finalmente, para mí, personalmente, no hay nada más eficaz que un ciudadano bien formado, bien educado y con criterio propio. Desde una sólida formación personal se pueden observar las apasionadas luchas políticas con cierta relajación. A la hora de votar, quien sepa hacerlo bien, deberá entender que debe primar el bien general (social) sobre el individual (egoísta), pero salvaguardando siempre, los derechos inalienables de la persona: la libertad, la justicia y la igualdad.
*
*
*
Puente de la Fonseca.
*
*
*
*
*
*