Páginas vistas en total

sábado, 7 de enero de 2017

Enero2017/Miscelánea. SANTA EULALIA DEL CAMPO (ROTONDA)

Las tres torres
*
ROTONDA DE SANTA EULALIA DEL CAMPO
(Choceros, soplones y cenizosos)
*
Antes de entrar en el pueblo natal de Isidoro de Antillón es preciso parar en la gasolinera y entrar en el Suvesa a tomar siquiera un “cortao”. Desde los ventanales se observa la escultura colocada en el centro de una rotonda a la que se le ha privado de ajardinamiento. La obra es de María José Mesado y lleva por título. “Santa Eulalia rural y Ganadera”. Pero Santa Eulalia es más que todo eso. Ahora mismo, tiene vocación industrial y en el pasado sostuvo una de las azucareras de las llamadas “libres”. Puerta de Sierra Menera y de los Montes Universales su historia ha discurrido, básicamente, en el eje del Jiloca.
Esta tierra que durante mucho tiempo fue un desierto poblacional fue, tras la reconquista, ocupada y potenciada por nuevos pobladores. Llama la atención el apodo con el que son conocidos sus habitantes: SOPLONES.
Nos cuenta un vecino del lugar, que escusa darnos su nombre, que en tiempos muy remotos se produjo un incendio en Villarquemado (Billar Cremato), consecuencia del suceso, el pueblo quedó arrasado y sus habitantes tuvieron que construirse vivienda improvisada con  ramas y hierbas extraídas del entorno de la laguna del Cañizar. Por esa razón tan simple desde ese instante en adelante se les llamo: CHOCEROS.
Nos relata que, el incendio fue tan pavoroso, que una negra nube de humo se elevó sobre el cielo y empujada por el viento se desplazaba hacia Santa Eulalia. Los Hombres Buenos del lugar, viendo peligro tan inminente, llamaron a la población que situada a las orillas del Jiloca comenzaron a soplar todos al unísono, lo hicieron con tal potencia y enfebrecido ánimo que, la negra nube se desvió de su rumbo natural y la población se libró de quedar cubierta con sus cenizas. Desde que tuvo lugar este peculiar suceso sus habitantes son conocidos como los SOPLONES.
Siguió, sin embargo, el cúmulo nuboso su rumbo desplazándose en dirección a Alba (vulgo Álava) para finalmente deja caer todas las cenizas sobre esta población. Dice nuestro confidente que por esta misma razón los naturales de Alba del Campo son conocidos por el apelativo de CENIZOSOS.
*
Detrás el hostal Suvesa.
*
Al fondo Peña Palomera.
*
*
****
**
*