Páginas vistas en total

miércoles, 25 de enero de 2017

Enero2017/Miscelánea. EL TERNASCO DE ARAGÓN (CUIDADO CON ÉL)

EL TERNASCO DE ARAGÓN
(Cainismo hacia lo aragonés)
*
Cainismo.- Actitud de odio o fuerte animadversión contra allegados o afines (RAE). Aquí lo interpretamos en un sentido más amplio. Cuando se usa una idea, un bien material o una marca, en beneficio propio y, a la vez, se perjudica con esa práctica, a todas las personas de un territorio. Estamos hablando de los fraudes, las estafas, o como se quieran llamar, de productos que tienen un “marchamo” de calidad, aragonés. De productos a los que se acompaña la palabra ARAGÓN porque “esa compañía” les da prestigio. Como bien se admitirá, en la palabra Teruel, Bajo Aragón, Calanda… hasta llegar al Ternasco DE ARAGÓN, se sobrentiende que está inclusa la  palabra envolvente… ¡vamos! que es un producto de ARAGÓN. Por todo ello trabajar con productos de esta categoría requiere mucho rigor, pues somos todos los aragoneses los que nos levantamos o podemos levantarnos en su defensa. Ahí (en el producto y en el trabajo bien hecho) está el orgullo de nuestra tierra y ahí está, también, nuestra economía y la forma de mantenernos en el territorio. Al orgullo por hacer las cosas bien y de calidad le ponemos el nombre de nuestra tierra. Quizás, lo primero que debería pensarse la D.O. Ternasco de Aragón es si un producto como el Ternasco de Aragón, de la calidad del Ternasco de Aragón,  debería estar en manos de una multinacional. Ponerte en manos de un monstruo comercial de estas características es, en primer lugar, perder el control del producto y, en segundo lugar, verte en la dudosa situación de ver convertido tu preciado producto en “carne común y corriente”. Es pues,  el primer culpable del etiquetado del Ternasco de Aragón la propia Denominación de Origen, que ha visto primero la ganancia y, luego, la protección de la marca. Ya se tuvo un sentido egoísta y economicista cuando se creó la Denominación, sustraendo un producto eminentemente turolense, para hacerlo extensivo a todo Aragón y de ahí a tornarlo zaragozano, un paso. Por ello, no se ha tenido la precaución de darle la debida protección y respeto. Resumiendo, Alcampo le dice a la D.O. Ternasco de Aragón que  el etiquetado ha sido un error... ¿qué va a decir?... ¡Acaso nos hemos caído de un guindo!
ANTES ERA LA POLÍTICA, AHORA, ES LA ECONOMÍA Y EL COMERCIO
Otros ejemplos tenemos en nuestra historia de volverse en animadversión el orgullo de sentirse aragonés o de ascendencia aragonesa. Este fue el caso de Antonio Pérez, que ya nos causó grandes quebrantos al ocasionar con su conducta la decapitación del Justicia y de los Fueros y para más INRI, traidor y potenciador de la LEYENDA NEGRA ESPAÑOLA.

Así, tras huir de Aragón, “Pérez se trasladó a Inglaterra, donde ofreció información, que sirvió para el ataque inglés a Cádiz en 1596, y estimuló la leyenda negra contra Felipe II. Tras intentar conseguir el perdón de la Corona sin éxito, Antonio Pérez falleció en París en la más absoluta pobreza en 1611.” Una pena de hombre.
*
De lo que se dice a lo que fue: tras un larga trayectoria monocorde de LEYENDA NEGRA ESPAÑOLA, conviene leer algunas opiniones que vienen a poner las cosa en su sitio. Se trata del libro de Elvira Roca Barea titulado, Imperiofobia y Leyenda Negra.
*