Páginas vistas en total

martes, 10 de mayo de 2016

Mayo2016/Miscelánea. PENITENTES DE FUENTES CLARAS (CON ALGUNOS APUNTES HISTÓRICOS)

Penitente, ta.- Persona que en las procesiones o rogativas públicas va vestida de túnica en señal de penitencia.
Penitencia.- Virtud que consiste en el dolor de haber pecado y el propósito de no pecar más.
UNAS PINCELADAS DE HISTORIA
*
La primera vez que Fuentes Claras es nombrada o aparece en un documento histórico, se produce en el año 1209 (mil doscientos nueve) en la documentación conservada del monasterio de Casbas (Huesca). Sin embargo antes de esto, es decir, antes del comienzo del siglo XIII, sabemos, evidentemente, que Fuentes Claras ya existía. Tenemos indicios de ello apoyados en el seguimiento de algunos aspectos no formales. Desde el punto de vista antropológico sabemos que las romerías tienen su origen (como rito de la fecundación) en época celtibérica. La fuerte romanización del valle del Jiloca nos da pautas para sospechar que la antigua mansión romana de Albónica estaba ubicada en Fuentes Claras (Magallón Botaya).  Es evidente que fue conquistada por Alfonso I el batallador, antes de crear Monte Regalis. La confirmación de que Fuentes Claras ya existía en el siglo XII nos la da la misma Virgen de los Navarros, pues, la talla original es de este siglo (XII) y la actual es una reproducción del siglo siguientes (siglo XIII), bien es verdad, que la actual ha sido abundantemente restaurada. La población rica en agua y, además, aguas que afloran a una temperatura constante (18º C) no debió pasar desapercibida a los romanos ya que el casco urbano conserva el topónimo indiscutible de la calle de El Coso. El Coso, como a estas alturas todo el mundo sabe, se lo daban los romanos a la calle o rotonda que rodeaba las murallas que cerraban la población o el campamento romano (y se ha conservado este topónimo en innumerables lugares).
Fuentes Claras siempre ha permanecido un poco en segundo plano, como silenciosa. El hecho de tener a su lado, por una parte la importante población de La Caridad (en Caminreal) y por la otra a Agiria (Calamocha) y El Poyo del Cid, le han quitado protagonismo.
Una anécdota que se produjo con ocasión de la construcción de ferrocarril Central de Aragón (1901) viene a confirmarlo. Me contaba mi “amigo” Gómez Conde (muy conocido en el mundo de la caza de Teruel) que él nació en Fuentes Claras, pero que todo el mundo se asombra cuando lo dice pues piensan, que es natural de Caminreal. Efectivamente, la estación del ferrocarril que iba de Calatayud a Sagunto tiene parte del caserío en el término municipal de Fuentes Claras figurando a efectos prácticos como la estación de Caminreal. Como el naciera en una casa de la estación de Caminreal, pero ubicada físicamente en Fuentes Claras, pasa por ser nacido en Caminreal, cuando en realidad nació en Fuentes Claras.
Los trabajos arqueológicos nos irán dando poco a poco datos para configurar una historia de Fuentes Claras con un perfil bien “claro” y definido.
Otra de las características históricas de los fuenteclarinos ha sido la lealtad a su señor natural y por ello, en la época del Compromiso de Caspe, al pertenecer la población a Jaime de Urgel (pretendiente aragonés a la Corona de Aragón), toda la población se sublevo a su lado. Dado el enfado de los reyes, por tal acto, en el año 1414 Alfonso V el magnánimo la entregó a Juan de Híjar.
De Fuentes Claras hay, hoy día, una buena pléyade de hombres y mueres ilustres. No dudamos de que entre ellos haya alguno que sepa poner el timbre de gloria que su pueblo merece contado su historia más verdadera.
Fuentes Claras llegó a figurar en el Nomenclátor de 1970 con 1.085 habitantes.
*