Páginas vistas en total

miércoles, 11 de mayo de 2016

Mayo2016/Miscelánea. ADIÓS A FUENTES CLARAS

ADIÓS A FUENTES CLARAS
*
Quedamos en que así se hará. Lo que se empieza hay que terminarlo y de Fuentes Claras hay todavía muchas cosas que contar, además de contar con buenos amigos. Es, este territorio, singular por la abundancia de agua que viene de los “ojos” que se abren en toda la redolada. Acequias, pozos, pesqueras… dicen que hay quienes por la noche, si acaso se desvelan, sienten el runrún de las aguas subterráneas. El pueblo tiene de todo lo sustancial para el desenvolvimiento de la vida: iglesia, Ayuntamiento, farmacia, consultorio médico, fontanero, bar-restaurante… tres ermitas, un peirón, dos ventas, una fábrica importante… cajas de ahorro, palomares, pesqueras y una espléndida huerta por la que antes pasaban trenes a Calatayud como el Chispa, el Mercancías, el Borreguero… Pero, Fuentes Claras, antes de que los ecologistas descubrieran las virtudes de la bicicleta ya poseían una, al menos, en cada casa. No en vano lo apodaban, “el pueblo de las bicicletas”. La población tiene, además de su particular historia, sus peculiares leyendas enraizadas todas con la “joya de la corona” que no es otra que una admirable talla de una Virgen gótica conocida como la de los Navarros. Porque, sin duda, navarros debieron de ser los repobladores de esta zona en la época de la Reconquista. Y hace unas décadas, me cuentan, hubo unos maestros (muy buenos) que sacaron una generación de gente que ha alcanzado prestigio en todos los campos del saber. Más todavía se espera de la segunda generación de la que ya vemos destacar a algunos/algunas de ellos en la música, la arquitectura y otras ramas de la ciencia. Para todas esas gentes, muchas ya nacieron fuera del pueblo, debe el Ayuntamiento darles cauce de participación para que el pueblo pueda crecer próspero y habitado. Fuentes Claras ha sufrido el zarpazo de la despoblación, no tan fuerte como otros pueblos de la zona, sin embargo, ha pasado de 689 habitantes en 1996 a 531 en 2014. Es pues el tiempo de remontar y volver a la senda del crecimiento. ¡Fuentes Claras, puede!
*
*
*
*
*
*
*
Vista desde Fuentes Claras
*
*
Casa de Per Abbat.
*
*