Páginas vistas en total

domingo, 15 de mayo de 2016

Mayo2016/Miscelánea. EL IMPACTO DE LA CORRUPCIÓN EN LAS CAMPAÑAS ELECTORALES ¿CÓMO PINCHAR EL GLOBO DE LA CORRUPCIÓN?

NO ES LO MISMO
No es lo mismo, comunicación que expresión.
No es lo mismo, predicar que dar trigo.
No es lo mismo, escribir que hacer caramelos.
No es lo mismo ser, que aparentar.
*
EL ÚLTIMO DEBATE ENTRE RAJOY Y SÁNCHEZ EN TVE
Sánchez acusa de "no ser decente" a Rajoy, que le responde que es una acusación "mezquina"
14 dic 2015
El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Mariano Rajoy, se han enzarzado en el bloque sobre corrupción en el cara a cara electoral: Sánchez ha acusado a Rajoy de "no ser decente", después de recordar el caso de los papeles del extesorero del PP Luis Bárcenas, a lo que Rajoy le ha respondido que "va a perder las elecciones" y que de eso se puede recuperar, pero que "no se va a recuperar" de haber hecho esa afirmación. (Televisión española)
*
DE NUEVO EN CAMPAÑA
En el último debate electoral a dos, entre Sánchez y Rajoy / Rajoy  y Sánchez se puso en evidencia lo que ha sido la línea argumental de la política española desde la restauración borbónica de Cánovas del Castillo. Se trata lisa y llanamente de utilizar la corrupción como arma política.  La corrupción del Estraperlo fue el argumento que utilizó la izquierda para derribar el Gobierno y convocar las elecciones del “Frente Popular” que dieron, paso, a la Guerra Civil (36-39).
En el último debate televisado, el PP había perdido ya muchos votos por causa de la crisis, ahora se conoce bien la razón, más de tres millones (3.000.000) de españoles han sido expulsados de las clases medias, colchón y garantía de una democracia de corte occidental y europeo. Pero a estas alturas, también, el PSOE y la política socialdemócrata (argumento sustancial) que practican, es incapaz de dar respuestas a esos tres millones de españoles lanzados a la desesperación y a las fauces del populismo: ¡votaremos a quién más nos dé!
Rajoy se acercó al debate con la idea de mantener todavía vivo el bipartidismo, modelo que le beneficia y que la derecha practica desde el siglo XIX. Sánchez acudió al debate con la esperanza de recuperar, a toda costa su posición de líder de la oposición. En una situación tan desesperada el uso de todo tipo de argumentos, ni se discute. Se pueden lanzar ollas y cacerolas a la cabeza del contrincante aún, a sabiendas, que te cierras puertas. Por esa razón Rajoy le replicó que de esa acusación no se iba a recuperar y así fue. Con esa acusación dejo las puertas de la derecha cerradas (no al pacto con un corrupto) y no abrió las de su izquierda, pues Iglesias “come” de esos tres millones de españoles que se han descolgado a la izquierda del PSOE.
Ahora Sánchez reconoce que se equivocó al lanzarle tal dardo a Rajoy. Quizás, pues, estemos en el inicio de un nuevo tiempo político. Aquel en que no se use la corrupción como arma política.
Es el poder judicial el que debe depurar responsabilidades a todos los niveles pero, no los votantes, que han conformado su opinión siempre con informaciones parciales (en las cadenas de televisión-pocilga). Cuál es el grado de corrupción en España… imposible de saber, por lo tanto imposible de cuantificar. ¿Dónde hay más corrupción en la derecha o en la izquierda? Esto también lo tenemos claro: se corrompe aquel que detenta el PODER (véase por Comunidades Autónomas).
¿Cuál es el grado de corrupción de España con respecto a otros países? Sabemos qué países gozan del 100% de corrupción y, estos son, los de régimen dictatorial o cuasi dictatoriales: Cuba, Rusia, Venezuela, Corea del Norte, países islámicos… Luego, el grado de corrupción varía atendiendo a las “peculiaridades” propias de cada Estado. Conocemos algo de lo que pasa en Rumanía y como la administración está corrompida hasta el nivel de sacar un impreso en “ventanilla”.
Debatamos en campaña, propuestas y políticas que den solución a los problemas del ciudadano y dejemos a los jueces que hagan su trabajo, sobre todo que lo hagan con más diligencia. Pues, tener un expediente en el cajón, años y años hasta que prescribe, no ayuda en nada a solucionar los problemas… es más, los agrava.
*