Páginas vistas en total

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Diciembre2014/Miscelánea. "HASTA LAS TRANCAS"

Trancas del palacio de los Montemuzo en Burbáguena

METERLA HASTA LAS TRANCAS
*
Las casas de nuestros pueblos tienen en el último piso la cambra. La cambra o granero es el lugar donde se almacena lo esencial para la alimentación anual. Se trata del trigo (el pan) y de los derivados del cerdo (perniles, chorizos, güeñas, longanizas, lomos, costillas, morcillas, etc.). Por ello LAS TRANCAS, que son unos palos gruesos colgados de las vigas del techo, constituyen el lugar más elevado de la casa y más inaccesible. De esta forma se jorean los jamones y embutidos, a la vez que quedan a buen recaudo de los gatos que rondan las trancas día y noche, sobre todo, en época de matacía.
Estas trancas tan impresionantes que vemos en la foto proceden de las cambras del palacio de los marqueses de Montemuzo en Burbáguena. Perdido su uso original, siguen colgadas y soportando el peso de algunas mantas, también viejas, y de un buen arrimo de polvo y suciedad. En otros tiempos cargarían una buena cantidad de chorizos, longanizas, lomos y costillas hasta el día del hacer la conserva. Ya se sabe: “Tres días hay en el año/ que relucen más que el sol/ matapuerco, punchacuba y el día del conservón.
Ha quedado la expresión viva que dice: “…hasta las trancas”. Así, estar enamorado “hasta las trancas” significa enamorarse hasta el límite, lo más alto posible. Lo mismo significa si se trata de meter: “se la metió hasta las trancas”, es decir, hasta lo más profundo.
*