Páginas vistas en total

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Septiembre2014/Miscelánea. CANCIONES "POPULARES"

*
... "QUE POR DESGRACIA SIGUE SIENDO ACTUALIDAD".
Hay un tipo de canción autollamada “popular” y “aragonesa” que nos meten en lata y nos la venden como lo más progre jamás visto. Son, en gran medida, canciones nacidas al amor de la lumbre del nacionalismo catalán y un sentimiento de rencor alimentado por el marxismo en base a la frustración producida por la derrota en la pasada Guerra Civil (36-39). A este modelo de pensamiento se le ha venido en llamar “guerracivilismo”. Se trata de un círculo cerrado en el que el individuo intenta recomponer un pretérito que no le gusta y para ello hace vivo, hoy, asuntos del pasado y que están desconectados de la realidad cotidiana actual. La actualidad, dramática, de un pueblo de la sierra turolense tiene más que ver con la despoblación que con cualquier otra circunstancia. Los jóvenes, simplemente no existen, las escuelas están cerradas y los abuelos no gustan en general de recordar aquellos dramáticos tiempos. Primero por su propia naturaleza violenta y porque todos o casi todos,  cometieron algún exceso. Hay historias para todos los colores y nosotros hemos recogido algunas de estas narraciones de un territorio asolado por una revolución nacida en el seno de la II República y de la que la República acabó repudiando y disolviendo el famoso Consejo de Aragón, instrumento, a la postre, al servicio del nacionalismo catalán.
Resulta enternecedor que un masovero ideologizado (¿?) de la Sierra de Gúdar se vaya voluntariamente al frente del Ebro. Pero esa visión romántica y tergiversada de una época de nuestra historia no tiene su reflejo en la actualidad. A duras penas, ahora, hay alguien que trabaje por sus ideas o por un ideario popular. Más bien, los jóvenes, han marchado, no al frente del Ebro, sino a las ciudades donde poder ganarse la vida.
Las masadas se deshabitaron allá por los años 45 y 50. El primer mazazo fue El Maqui, una guerrilla comunista que se sostenía en el monte y que hizo de la masada el objetivo central de la Guardia Civil, pues, ellas era el punto de aprovisionamiento de estos guerrilleros. Cayeron las masadas y nadie les cantó ni una maldita canción. Caen ahora los pueblos y el pensamiento de las potencias intelectuales del momento no se plasma en ningun tipo de solución. Entre nuestros músicos sigue perviviendo el pensamiento mágico, las cosas suceden porque sí y porque perdimos (hace ya tanto) una guerra.
Dice D.  Montoliu que esto que narra sigue siendo de actualidad:
“No te aflijas “morena salada” si, en vez de guitarro, tengo este fusil
y mañana al frente del Ebro tengo que partir.
Si una bala destroza mi pecho acuérdate siempre de esta canción.
Si un guitarro oyes en la  noche, piensa que soy yo.”
Este tipo de pensamiento “mágico” es el que nos aliena y nos desvía de los problemas reales que atacan a todo el mundo rural turolense. No se olvide que gran parte de la política de izquierdas se ha hecho a base de “chunda-chunda”, es decir, que la gente tendrá muy presente letras de los músicos de izquierda aragoneses, pero no recordarán ninguna frase medianamente acertada de un discurso político que nos ayude a salir de nuestra situación de desertización galopante.
*
*
¿DE DÓNDE SON?
" En las tierras del este, en Cataluña, nos hemos juntado. Algunos nacimos aquí, hijos de los que salieron de Aragón con la maleta al cuello buscando una vida mejor. Otros llegamos años más tarde buscando lo mismo".
*
En ninguna de sus canciones encontrarán la más mínima crítica a lo que el comunista, Ramón Tamames, ha llamado al régimen de Franco: " laboratorio de desestructuración económica". Nuca se han preguntado por qué las fábricas y los hombres iban a Cataluña y, Aragón, así como el resto del País, quedaba desertizado. Es pues, una canción popular, que da pocas repuestas a las preguntas del pueblo. Apenas sirve para entretener.
*
*