Páginas vistas en total

viernes, 21 de marzo de 2014

Marzo2014/Miscelánea. YO CREO EN LA VIDA

MANIFIESTO POR LA VIDA
*
Recorro los caminos esteparios del sueño por esconder tu risa y ocultar  las miradas de los ángeles malos y las sierpes malditas que socavan entrañas los días de ventisca. Y…, a veces me detengo a contemplar ingenuo, como tejen la vida los hilos delicados de tus tiernas manitas. Busco por la ciudad, en las noches con luna, los harapos que dejan las tormentas etílicas. Salgo de las umbrías a las playas desiertas para encontrar, en su honda amplitud, la distancia perfecta con que ver conjugarse el alfa y el omega. Os cuento lo que he visto y la vida que espera al volver una esquina o al socorrer a un naufrago. Tras una larga vida, me acojo a la dulzura de una simple mirada y una sonrisa tierna. Lo que he visto os lo cuento, son cosas bien sencillas, de sonrisas, de pájaros, de colores y olores,  de ver pasar  los meses y renovar la vida:
He sentido el gorjeo bullicioso de los gorriones en la calle Soria. He visto explotar las yemas de los almendros abriéndose en flor en la huerta de Teruel. En los parques, las parejas tumbadas sobre el césped gustan de la melancolía amorosa. Es primavera, y lo es, porque la vida sale a nuestro encuentro y lo hace desplegando su panoplia de colores, olores, sonidos y sensaciones. Levantas la cara al cielo y en la lluvia fina y fría que te salpica el rostro te reconoces vivo. Mientras, las húmedas nubes vierten sobre los huertos el caudal generoso de su fecundidad necesaria. A veces, quedas ensimismado viendo la lluvia caer sobre el capó del coche o viendo el resbalar de los goterones sobre los cristales de la habitación. Pisar los charcos de agua, pasar la mano con suavidad sobe la hierba mojada, caminar bajo el paraguas mientras dura el araboque cogido del brazo… todo eso es primavera, todo eso es vida y todo eso es, amor. También es vida, el minúsculo vuelo de una mariquita que abandona tu mano en busca de libertad. Primavera es, sin embargo, el curso plateado del río Turia bajando veloz hacia levante cargado con aguas del deshielo de los Montes Universales.  Es vida, el niño creciendo en el útero de la madre y es primavera el ver abrir sus ojos a la luz del mundo. Palabras mágicas que nos rodean y que tenuemente saboreamos, como estas que dicen: VIDA, LIBERTAD, LUZ, PRIMAVERA y AMOR. Somos y nos reconocemos seres superiores, hombres, mujeres, apasionados de la vida y capaces de emocionarnos con el vuelo de una mariposa. Salgamos a la calle sin complejos preguntándonos por la VIDA. Exigiendo nuestro don y el de las generaciones que vendrán. Manifestando que somos seres superiores con entendimiento y voluntad. Hombres sensibles y sensatos rendidos a la pasión de vivir en un mundo de  emociones y capaces de prolongarlas en el tiempo. En nuestro tiempo, en todos los tiempos para todos los seres. También para el hombre. QUE ASÍ SEA.
*
*
*
*