Páginas vistas en total

miércoles, 12 de marzo de 2014

Marzo2014/Miscelánea. POEMA DE GRACIA DEI (APELLIDOS BERNABÉ Y BLANCAS)

POEMA DE GRACIA DEI
(rey de armas de Fernando El Católico)
*
En esta entrada se vido
la gran fe de Bernabé;
que bien que fue combatido
mas nunca escuyto partido
fasta que cremado fue
y ni aun por essas rendido;
ca en sus manos abrassadas
las claves fueron trobadas
del castiello que tenía
porque fue su nombradía
más que las más estimadas,
y lo es hoy su fidalguía,
pues son sus fembras compradas.
*
No menos que éste fizieron
los dos martínez hermanos,
que de Gombal se dixeron
y la buenya defendieron
del poder de castellanos,
do senglos fillos perdieron.
De uno de estos deballó
el que después combatió
bando las manoplas francas
y el castillo recobró
mas su renombre mudó
porque armado de ARMAS BLANCAS
al de ARMAS NEGRAS venció.
*
EXPLICACIÓN
Este poema está escrito por el Rey de Armas de Fernando II el Católico. Por lo tanto, es un “funcionario” de la corte, encargado de la heráldica, la formación de títulos, apellidos y todo lo relacionado con los protocolos de la nobleza y de la caballería, quien lo certifica.
En esta ocasión, el Rey de Armas se refiere a dos hechos sucedidos en localidades, ahora turolenses, en tiempos de Pedro IV el Ceremonioso y con ocasión de la llamada “GUERRA DE LOS DOS PEDROS”. Las localidades son: BÁGUENA y BUEÑA. Los apellidos que se distinguen con título nobiliario son también dos: BERNABÉ para el de Báguena y BLANCAS para el de Bueña.
En esta guerra, el rey castellano Pedro I el Cruel entró en varias ocasiones en el Aragón occidental arrasando con las fortalezas que encontraba. En la primera parte se narra como Bernabé, tenente del castillo de Báguena, se resiste a entregar la fortaleza al castellano y como éste la incendia. Tras quedar todo arrasado por el fuego se encuentra entre los escombros los restos de un cuerpo cuya mano apretaba, aun después de muerto y quemado, las llaves del castillo. Como el tenente del castillo sólo tenía una hija, se hace una excepción y se le concede el privilegio de dar continuidad al apellido. De ahí que el verso (pues son sus fembras compradas) no tenga carácter peyorativo, si no todo lo contrario. En adelante las mujeres de esta familia, titulares del apellido, “no se entregarán en matrimonio”, si no que serán otros caballeros quienes se unan a ellas prevaleciendo siempre el apellido Bernabé.
Siguió adelante Pedro I el Cruel y se encontró con la fortaleza de Bueña/Buenya, plaza ahora olvidada pero de suma importancia en la Edad Media. Bueña y su castillo son la puerta del valle del Alfambra. Por aquí se hizo la conquista de Teruel, así lo relatan los Marcilla y por aquí se sacaba la lana del valle del Jiloca y del Señorío de Molina al Mediterráneo. En este punto tan singular tiene lugar, de nuevo, otro asedio a otro castillo. Aquí los dos hermanos que defienden el castillo pierden a sus hijos. La conclusión del relato es la recuperación del castillo llevando las manos “francas”, es decir libres y sin protección. Las armas que porta el combatiente sujeto del nuevo título son BLANCAS, en contraposición al castellano (el malo) que las porta NEGRAS.
De esta guerra, rica en episodios épicos, se pueden contar muchos sucesos de armas curiosos. Por ejemplo, LOS CARALLANAS en Cariñena y también, la leyenda del PORTAL DE LA TRAICIÓN en Teruel.
*
*
*