Páginas vistas en total

domingo, 11 de diciembre de 2016

Diciembre2016/Miscelánea. LA ERRATICA TRAYECTORIA DEL PALACIO DE EXPOSICIONES Y CONGRESOS DE TERUEL

PALACIO DE EXPOSICIONES Y CONGRESOS DE TERUEL
"La creación del Palacio de Congresos es el inicio de las grandes infraestructuras de la ciudad de Teruel para responder a las necesidades de cualquier ciudad española moderna.
El edifico, se levanta sobre una gran parcela, situada a la entrada del sur de la ciudad, la entrada de la Autovía por Valencia.
Diseñado por el arquitecto turolense Alejandro Cañada, la estructura que combina la modernidad, la elegancia de sus formas curvas y una espectacular bóveda de madera laminada.
En total, el Palacio, cuenta con una superficie construida de 6.236 m2, de los que aproximadamente 4.000 se destinan a espacio de exposición, contando con todas las comodidades, para hacer agradable la estancia de los asistentes.
El edificio dispone de un Salón de Actos, equipado con todos los servicios necesarios para el desarrollo de Congresos, varias Aulas de Trabajo, una Sala de Juntas, zona de Cafetería y los Servicios Complementarios necesarios en los distintos eventos que se organizan. Todas las instalaciones cuentan con modernos equipamientos de climatización e iluminación." (Página WEb)
*
HISTORIA DEL PALACIO
El Sr. Atarés Martínez, por el Grupo Parlamentario Popular, señala que en 1995 se firmó un protocolo en el que se acordó la construcción del palacio de congresos y exposiciones y hace referencia a la evolución de la situación a partir de ese momento.
*
953.066.678 pesetas
*
UN COMPARECENCIA DEL CONSEJERO JOSÉ PORTA MONEDERO
*
El señor consejero de Industria, Comercio y Desarrollo (PORTA MONEDERO): Muchas gracias, señor presidente.
*
NOTA PREVIA: (José Porta Monedero fue nombrado consejero del Gobierno aragonés a propuesta del PAR el 5 de agosto de 1999, y permaneció en el cargo hasta el 17 de julio de 2002.)
*
Señoras y señores diputados.
Comparezco para dar cuenta en esta cámara de la transmisión de la titularidad del palacio de congresos de Teruel al ayuntamiento de dicha ciudad. Voy a dar cumplida cuenta de cuáles han sido todos los trámites seguidos en este asunto, pero ya quiero adelantar a sus señorías que el pasado día 8 de febrero se firmó ante notario, ante documento público, la cesión gratuita de dicho palacio al ayuntamiento.
Para tratar de poner sobre la mesa los antecedentes que obran en relación con este asunto, hay que remontarse a abril del año noventa y cinco, cuando se firmó un protocolo de intenciones para construir un recinto ferial polivalente en la ciudad de Teruel. Asimismo, en ese documento, por las diferentes instituciones firmantes se acordó que hubiera una entidad jurídica independiente para la gestión y administración de las instalaciones.
El Instituto Aragonés de Fomento acordó, en noviembre del año noventa y siete, declarar obra nueva al edificio y tramitar la constitución de la fundación palacio de exposiciones de Teruel; posteriormente, el 15 de enero del noventa y ocho, las mismas instituciones promotoras y que han participado en la financiación del palacio desistieron de la constitución de una fundación y acordaron, el 15 de enero del noventa y ocho, ceder las instalaciones al Ayuntamiento de Teruel. Así, el pleno de la Cámara de Comercio, el día 26 de febrero del año noventa y nueve, ratifica los acuerdo adoptados en la reunión celebrada el 15 de enero del noventa y ocho, y el Ayuntamiento de Teruel aprobó una manifestación de voluntad en la cual estaba dispuesto a adquirir a título gratuito el mencionado palacio.
Se iniciaron en septiembre del año noventa y nueve, ya siendo yo titular del departamento y presidente del instituto, las negociaciones con el ayuntamiento por parte del instituto aragonés, y se empezaron a preparar las documentaciones para elevar a pública la cesión del palacio. En diciembre del noventa y nueve se entregó toda la documentación disponible en la notaría de Teruel, por parte del Instituto Aragonés de Fomento, y, posteriormente, se fueron añadiendo nuevos requisitos y nuevas documentaciones exigidas por el fedatario.
Sucesivamente, el consejo de dirección del IAF aprobó la cesión y se acordó en sucesivos consejos de dirección el facultar al presidente para efectuar todos los actos administrativos y todos los actos contractuales para que se ejecutara esta decisión.
Nuevas indicaciones del fedatario exigieron el que cada una de las instituciones participantes de la promoción del palacio, ratificaran por sus máximos órganos de gobierno y representación los acuerdos una vez más.
Esto se fue produciendo en las semanas subsiguientes y, al final, como ya digo, el día 8 de febrero del año 2001, las escrituras, tanto de declaración de obra nueva como de cesión del Ayuntamiento de Teruel, se firmaron en la mencionada localidad.
Para hacer un resumen de lo que el palacio de congresos ha supuesto desde un punto de vista de financiación de gastos de mantenimiento, me permito recordar a sus señorías que el Instituto Aragonés de Fomento aportó quinientos setenta y nueva millones cuatrocientas diecisiete mil cuatrocientas treinta y ocho pesetas; la Diputación Provincial de Teruel, cuarenta millones de pesetas, y el ayuntamiento, nominalmente, aportó doscientos sesenta millones de pesetas (pero hay que decir que doscientos de ellos fueron aportados o fueron transferidos desde la Diputación General de Aragón con cargo al fondo especial); así mismo, Ibercaja financió doce millones de pesetas. Todo esto suma la cifra de ochocientos noventa y un millones cuatrocientas diecisiete mil cuatrocientas treinta y ocho pesetas, que, unido al valor del solar aportado por la Cámara de Comercio de veintitrés mil sesenta y cuatro metros cuadrados, valorado en noventa millones de pesetas, suman lo que sería el valor en libros de este palacio de congresos.
Independientemente de estas inversiones, el Instituto Aragonés de Fomento, desde su inauguración en septiembre del noventa y siete hasta el día de hoy, ha gastado cuarenta y un millones seiscientas sesenta y tres mil setecientas cuarenta y cinco pesetas en su mantenimiento, que se desglosa en las siguientes partidas. Seguridad, veintitrés millones seiscientas diecinueve mil ciento cincuenta y cinco pesetas; gastos de electricidad, once millones setecientas noventa y cinco mil setecientas cuarenta y una pesetas; teléfono, un millón ochocientas diecisiete mil seiscientas veinticuatro pesetas; primas de seguro, un millón novecientas diecisiete mil doscientas sesenta y dos pesetas; y reparaciones y otros gastos, dos millones quinientas trece mil novecientas sesenta y tres pesetas.
Con posterioridad al contrato en virtud del cual se cedía a título gratuito, y se transmitía el pleno dominio del palacio al ayuntamiento, se efectuó, el 15 de febrero pasado, a las once de la mañana, una visita conjunta de representantes del ayuntamiento y de la Diputación General de Aragón, haciéndose en ese momento entrega efectiva de las llaves y de toda la documentación de la obra.
En esa visita se giró una inspección a las instalaciones y se hizo entrega de toda la documentación, de los proyectos de ejecución, del dossier de cada una de las instalaciones a efecto de su funcionamiento y mantenimiento, de las copias de los planos finales de obras y de los permisos y legalizaciones; se hizo un recorrido exhaustivo por todas las instalaciones, incluidos los cuartos, donde están todos los equipamientos, la planta sótano y las instalaciones y equipamiento de climatización, etcétera; a primera vista solamente aparecieron dos desperfectos: una gotera en el vestíbulo y dos cristales rotos en las fachadas sur y este.
Esta segunda incidencia, según parece, va a estar cubierta con la póliza de seguros suscrita por el Instituto Aragonés de Fomento, y la gotera existente en el vestíbulo va a ser objeto de una inspección más específica por parte de los facultativos, y, dado que la obra está en período de garantía, se podrá trasladar la queja correspondiente a la empresa constructora.
En resumen, puedo señalar a sus señorías, el valor en libros del palacio que ha sido cedido por el Gobierno de Aragón al ayuntamiento de la ciudad es de novecientos cincuenta y tres millones sesenta y seis mil seiscientas setenta y ocho pesetas, y que se ha tratado de mantener en el mejor estado y uso, gastando una partida muy importante en seguridad para la protección del propio edificio.
Esto es cuanto tengo el honor de contar a sus señorías, y quedo a su disposición para cualquier ampliación o aclaración.
Muchas gracias.
*
***
***
**
*