Páginas vistas en total

viernes, 5 de febrero de 2016

Febrero2016/Miscelánea. LOS SUELDOS, LOS PRECIOS Y LA INFACCIÓN DESDE QUE MURIÓ FRANCO

¿Sabes cuál es la única obligación que tenemos en esta vida? Pues no ser imbéciles. La palabra "imbécil" es más sustanciosa de lo que parece, no te vayas a creer. Viene del latín baculus que significa  "bastón": el imbécil es el que necesita bastón para caminar. (....) Si el imbécil cojea no es de los pies, sino del ánimo: es su espíritu el debilucho y cojitranco, aunque su cuerpo pegue unas volteretas de órdago. (Fernando Sabater, Ética para Amador)
*******
NADIE DIJO QUE ANTES FUERA FÁCIL
*
Hablando esta mañana con Jesús (de Ojos Negros) hemos comentado algunas cosas sobre los salarios, el paro, la inflación, etc., etc. Me ha recordado tres datos que tenía bien fijados en la memoria de cuando estuvo de maestro en Burbáguena durante el curso 1974/75. En el año 1975 murió Franco luego, 1975, puede ser una buena fecha de referencia. Con los tres datos que me ha dado y con ayuda de un conversor de la página web de Hacienda, podemos darnos una idea de cómo estaban entonces los tiempos, económicamente hablando, y como están ahora. En ese año (1975) Jesús ganaba 7.200 pesetas al mes, cantidad equivalente a 480,04 euros de 2015. De momento ya nos hemos cargado el mito del mileurista, en el sentido de decir que, nunca se ha pagado tan mal como ahora. Pero, a qué precio estaba la comida… En un pueblo no podías elegir y tenías que concertar con una “patrona” por una cantidad mensual. La comida te salía por 359,40 euros al mes (11,98 euros diarios). No recuerda (Jesús) los datos de lo que le costaba la cama, la habitación, la ropa…. Evidentemente, iba a casa cuando disponía de dinero porque se lo mandaban sus padres y, desde luego, en el coche de línea. También es verdad que en aquella época se hacía mucho auto-stop. Recordará Darío Maya, que una vez fuimos de Teruel a Cádiz a “dedo” (auto-stop). La solidaridad se extiende, tanto más, cuanto más pobre es la sociedad. Hacer equilibrios con el sueldo, hacer economías, gastar lo imprescindible… es algo que aprenden bien las clases medias. Las clases medias son nuestro pozo de petróleo, que el Estado exprime hasta su última gota. Cambiarán los Gobiernos, dirán que van a por los ricos… ¡mentira! Son siempre las clases medias (ese invento de Franco) las que pagan religiosamente a la Hacienda Pública cada vez que mueven su dinero. Haga la prueba, sígale la pista a un euro y verá las veces que paga a Hacienda. 
*
*
*