Páginas vistas en total

viernes, 11 de abril de 2014

Abril2014/Miscelánea. LA ENSEÑANZA CONCERTADA GANA LA PARTIDA

LA ESCUELA PÚBLICA DEBE VOLVER A SU CAUCE
Una "guerra" que empezó la pública
*
Si hay dos cosas que se han hecho mal en España, en la educación, son:
 Primera, fragmentar el currículo escolar.
 Segundo, dejar el control del sistema educativo en manos de los sindicatos, peor aún, en manos de los sindicatos de clase (UGT, CCOO).
Lo primero nos ha traído el separatismo, concédaseme al menos, que ha ayudado mucho.
La segunda parte origina la marxistización de la enseñanza, la falta de diálogo y la imposibilidad de llegar a acuerdos  pues, los sindicatos son, extraparlamentarios y  no intervienen en la elaboración de las leyes, si no que actúan como correa de transmisión de los partidos de izquierda correspondiente (PSOE y PCE, no, no estoy anticuado).
La “marea verde” es fruto de esa falta de diálogo que se le niega al Gobierno de turno. Un planteamiento revolucionario permanente, de acoso y derribo al ejecutivo y, de no aceptación de la alternancia en el poder ni de las leyes elaboradas por éste: conductas involucionistas y antidemocráticas.
Fruto de esa “praxis” política son las consecuencias para el sector público de la enseñanza. La escuela pública es hegemónica, sí, pero en el mundo rural, allí donde no hay competencia y allí donde el futuro es más incierto. Los pueblos se cierran (no hemos tomado la debida cuenta del desastre) y con ellos las escuelas.
En las ciudades, allí donde hay libre competencia, ganan la enseñanza concertada. Los padres no quieren que la escuela sea un laboratorio del marxismo, lo mismo que estiman un error que en ciertas comunidades la escuela haya sido, también, laboratorio del separatismo. Los padres quieren para sus hijos una enseñanza tranquila, imparcial y objetiva. Si además eligen un centro religioso es porque les ven “las orejas el lobo” y eligen del mal, el menor.
No puede ser que los maestros en vez de estar en las tareas pos docentes (formación, elaboración de unidades didácticas, actualización curricular, etc., etc.), estén en marchas, mítines, manifestaciones, algaradas y ocupación de espacios docentes comunes… No les parece acertado a los padres esto, pues, si los profesores muestran tal carga ideológica, cómo va a ser luego la enseñanza, imparcial, libre, democrática y crítica.
Venimos observando a varios padres, por primera vez en Teruel, (y esto es muy significativo)  que muestran con total tranquilidad su opción por la enseñanza concertada mediante cartas en las páginas del Diario de Teruel.
Algo o mucho se está haciendo mal en la enseñanza pública, una enseñanza que debería ser: LIBRE, DEMOCRÁTICA, PLURAL Y PARTICIPATIVA. Por una vez, la sociedad y los padres han reaccionado con sensatez. La escuela pública debe volver a su cauce y la oposición política deben hacerla los partidos. Los sindicatos tienen su ámbito de actuación.
De persistir el error, en vez de lograr más puestos de trabajo, cada día habrá menos en la enseñanza pública. Porque al final, ganan aquellos centros que tienen mejor praxis pedagógica y así logran más alumnos (más matrícula) y, consecuentemente, más prestigio social.
Finalmente, un apunte económico, un alumno en la educación pública española cuesta una media de 7.861 euros al año. En la concertada, menos de la mitad. La educación, parece pues, que no es sólo cuestión de dinero.
*