Páginas vistas en total

martes, 22 de abril de 2014

Abri2014/Miscelánea. LA LIBERTAD Y LAS ELECCIONES EUROPEAS

 
LA LIBERTAD DE VOTO EN LAS ELECCIONES
*
La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.
Miguel de Cervantes Saavedra
*
La Libertad es, sin duda, uno de los bienes más sustanciales que poseemos los humanos. Ha sido bandera de todos los movimientos humanos y de todas las ideologías, bien sea para promoverla y engrandecerla, bien sea para amansarla o eliminarla. En nombre de la Libertad se alza el individuo a la guerra, a la revolución o se recluye en la paz y en la soledad de su retiro. Fue utilizada con profusión por los liberales del siglo XIX y se utiliza de forma constante por los movimientos marxistas derivados de la Tercera Internacional para la liberación de los pueblos colonizados. Hay, pues, una aplicación explícita de la palabra Libertad para casi cada una de las facetas del individuo. Libertad, en términos absolutos, es una aspiración irrefrenable del ser humano hacia la liberación de cualquier atadura física o intelectual que sufra. Sin embargo la Libertad está manipulada, a menudo, y sufre sangrantes contradicciones. Hay pueblos Libres cuyos individuos son sometidos a dictadura. Es el caso de Cuba, por ejemplo, cuyo lema es: “Cuba Libre” (quiere decir independiente), sin embargo, el pueblo sufre una falta absoluta de libertad.
Pero la libertad que ahora nos interesa es la que llevó a nuestro paisano Miguel Servet a la hoguera. Murió Servet en 1553, quemado vivo con leña mojada, 63 años antes que Cervantes. Mientras que Cervantes parece hablar más de una libertad física, ya que fue cautivo (batalla de Lepanto) y liberado por los Mercedarios, nuestro Servet  habla, al ser “eliminado físicamente para destruir su pensamiento”, de la LIBERTAD DE PENSAMIENTO Y DE EXPRESIÓN.
Y es que ésta (la de PENSAMIENTO Y EXPRESIÓN), es la verdadera esencia de la libertad y por ello está recogida en el catálogo los Derechos Humanos del Hombre. La dificultad que tiene “el otro” de penetrar en nuestro pensamiento es lo que la hace “peligrosa”. Todos los imperios y todas las ideologías la han perseguido por su asombrosa capacidad de permanecer imbatida. Para ella inventaron los inquisidores la tortura. Frente a la imposibilidad absoluta de saber si un individuo ha cambiado de pensamiento se le torturaba. Esta tortura producía (produce) una gran insatisfacción entre los torturadores que a menudo, frustrados y desencantados, la llevaban al límite con la eliminación física del individuo: DANDO MUERTE AL PENSAMIENTO.
Esto le sucedió a Calvino, cuando miraba de reojo detrás de las cortinas viendo morir quemado a Servet y comprobando que no expresaba cambio en su manera de pensar. Ahí tenemos dos mundos, frente a la LIBERTAD de Servet, la tortura, la opresión y la imposición, del que quiere conformar un pensamiento único para toda la humanidad, para todo el género humano (una locura de los grandes dictadores, Lenin, Stalin,  Mao  Zedong, Hitler…).
La LIBERTAD (la de pensamiento, no tanto la de expresión) es,  revolucionaria y peligrosa para las oligarquías, ya que es un BIEN que posee todo ser humano en el mismo grado y sólo el individuo poseedor de ella, la tasa, controla y administra. Hay, sin embargo, quien renuncia a ella con prontitud y acepta el pensamiento del otro. Toma y acata a ciegas la doctrina de la secta, la asociación, el partido político, el sindicato… Tendrán con ello vida cómoda, pero no lograrán nunca la categoría de ser humano superior.
Llegados a este punto conviene aplicar nuestros principios a la vida política y a la elección de candidato y voto, en cualquiera de los comicios que se nos presenten. Tenemos aquí otro tipo de Libertad, la libertad política, que no es más que el derecho a la existencia y la organización del individuo en partidos. La libertad de elección y la libertad de voto. Cualquiera de las opciones es libre (votar, no votar o votar en blanco), sin embargo, cabe señalar el matiz de la responsabilidad y el compromiso social que toda sociedad moderna demanda al individuo. Para tener bienestar (Estado de Bienestar) un BIEN también demandado y querido por el individuo, es preciso “mojarse” y, para ello, nada mejor que revisar nuestros principios básicos. Analizar que partido ofrece en la “praxis” mayor grado de libertad y autonomía personal y social. Quién oferta mayor grado de coherencia en sus propuestas. Quién ha realizado una trayectoria en el tiempo más firme y regular. Quién es el que menos ha traicionado a sus principios: quién se ha corrompido menos….
Pero también, quién ofrece mejores soluciones a las coyunturas (problemas) que plantea nuestra sociedad y la del futuro.
Será necesario deslindar entre los partidos que transitan por el Idealismo y los que lo hacen por el Materialismo Histórico, los que fían en el Creacionismo y los que depositan todas sus esperanzas en el Evolucionismo. Sabiendo que todas las teorías permanecen, a día de hoy, inconclusas y con un cierto grado de incertidumbre.
Seguro que con un buen y reposado análisis, nuestra Libertad, aunque sufra, se resentirá menos.
*