Páginas vistas en total

jueves, 5 de diciembre de 2013

Diciembre2013/Miscelánea. NÚMERO 21 DE LA REVISTA "LA RAMBLA" DE SAN JULIÁN

"Suciedad" y "ratas" en la revista de San Julián.
*
UN EDITORIAL DESAFORTUNADO
No soy vecino de San Julián, pero hace pocos días me pasaron unos ejemplares del “Boletín Informativo” que edita la Asociación de Vecinos de San Julián c/ Rosario, 50. 44003 Teruel (correo electrónico:avsanjulianarrobahotmail.com). Nada más abrir el citado boletín e iniciar la lectura en la página tercera (3ª) quede petrificado. Sin más preámbulo, sin ninguna consideración previa, sin hacer distinciones, sin preparar al lector para lo que se va a decir, te arrojan a los ojos el siguiente texto: “Acostumbrarnos a las cosas y aceptarlas de forma irremediable no es la solución a la iniquidad de quienes nos gobiernan”. Me asombró el uso de la palabra iniquidad en un editorial: un texto  que debe reflejar el sentir de toda la asociación y  que pretende cubrir buena parte de todas las sensibilidades, en cosas sustanciales, para un barrio. Me sorprendió más, sabiendo que en dicha asociación hay gente profesional de la política, que pertenece a partidos que gobiernan y que manejan dineros públicos. Me fui al diccionario y encontré que iniquidad significa (y sólo tiene una acepción, no hay margen de error):1.f. Maldad, injusticia grande.
Así que según esta asociación, aunque estoy seguro que no de todos sus miembros, los políticos nos gobiernan (¿en España sólo?) bajo el signo irremisible de la maldad y de la más grande de las injusticias sin distinción alguna de partido, ni región, ni municipio, ni asociación... Y todo eso se lo dicen también al (¿cándido?) del alcalde de Teruel que escribe en la página siguiente y que lo ha debido leer inexcusablemente. El resto del (llamémosle benévolamente) EDITORIAL sigue con la misma música, pero sin aclararnos cuál es su modelo político, pero insinuando y señalando con frases hechas y manidas lo que pretenden: “un modelo en que todos nos sintamos más representados y con el que recuperemos la confianza en la democracia”. ¡Vamos!, en una palabra, que cuando sea alcalde el director del “boletín” se habrán solucionado todos los problemas y viviremos en la “arcadia feliz”.
En definitiva, que los vecinos de San Julián no se merecen este tipo de editorial panfletario, por el contrario, están más necesitados de una  adecuada canalización de sus justas reivindicaciones en el contexto económico y social de la ciudad en la que vivimos hoy.
En otras ocasiones y desde MISCELÁNEA hemos señalado las necesidades del barrio y nuestro apoyo total a las mismas, pero no de esta forma, no con este envenenamiento de la vida pública que no conduce a nada.
*