Páginas vistas en total

domingo, 22 de diciembre de 2013

Diciembre2013/Miscelánea. POMPEYO GARCÍA (YOGAR) "CRÓNICA HUMANA DE LA BATALLA DE TERUEL"

BIEN POR LA MEMORIA HISTÓRICA
MAL POR LOS COMENTARIOS
(Teruel, un 22 de diciembre de 1937)
*
Páginas, 87 Y 88:
“Apenas habían puesto las vanguardias republicanas los pies en el casco antiguo, el Arrabal empezaba a quedar un poco a retaguardia. En él presencié dos hechos dignos de mención. Soldados que no iban en el batallón de choque derribaron la puerta del estanco a culatazos y emprendieron el saqueo del establecimiento, por cierto propiedad del alcalde de la ciudad. Había que verlo, y en cierta medida disculparlo: tras meses de privaciones arrastraban todos un ansia de fumar irreprimible. Tras la sequía se encontraban de pronto con el maná. Se llenaban los bolsillos, la pechera, y cargaban con todo lo que podían; en el mismo estanco ya  encendían el primer puro o cigarro que cogían.
En estas acertó a pasar por allí un militar a caballo. Se encaró con los soldados, a los que echó una filípica más paternal que autoritaria. Pero sólo suspendieron el saqueo momentáneamente, pues en cuanto caballo y caballero se internaron hacia el Santo Cristo, ya estaban rematando el botín los mismos soldados de antes y otros más que acudían como moscas.
El jefe en cuestión era nada más y nada menos que el general Rojo, al que yo vi el 22 de diciembre de 1937 en Teruel, por la mañana y con mis propios ojos. De aquel acto no he localizado ningún testimonio gráfico en ningún tratado, libro o revista que se refiera a la Batalla de Teruel. Supongo que la censura republicana prohibiría su difusión por ser costumbre muy militarista –practicada por los generales del bando nacional- el entrar montado a caballo en la población conquistada, como hiciera Solchaga en Bilbao y Valiño en Torrelavega. El gobierno republicano no gustaba de esta clase de exhibiciones.” (POMPEYO GARCÍA)
*
PRIMER COMENTARIO:
 Dice Pompeyo García: “…tras meses de privaciones arrastraban todos un ansia de fumar irreprimible.” Trata, aquí,  de justificar el saqueo del estanco del Rabal.
 Dice Pompeyo García: “El día 8 de diciembre (1937) el Consejo Superior de Guerra aprueba en Barcelona el plan de ocupación. Siguiendo las instrucciones del general Rojo, en los días siguientes, hasta la noche del 14, las fuerzas republicanas cercan la capital”. Si el suceso que narra Pompeyo García de saqueo del estanco se produce el 22 de diciembre, no son meses de privaciones, son en total 14 días hábiles. ¿Qué nos hace pensar que el ejercito republicano no estuviera provisto de tabaco… y de coñac en abundancia? En un saqueo se arrasa con todo, es la brutalidad total. ¿Cómo justificar que se saquearan los templos sagrados?..., ¿y las casas particulares?, ¿y las tiendas: Muñoz, Ferrán, etc.), ¿y el Banco de España, y los demás bancos de la ciudad como el de Aragón?...
*
SEGUNDO COMENTARIO:
Dice Pompeyo García: “El gobierno republicano no gustaba de esta clase de exhibiciones.” Se refiere a la entrada a caballo en las ciudades conquistadas por parte de los generales republicanos (Rojo en Teruel), como ya hiciera Alejandro Magno o Julio Cesar… Bueno, ¡atención!, Teruel es la única capital  que conquista el ejercito republicano, así que no tuvo otra ocasión de desechar tales prácticas. Es normal que traten de ocultar este “valeroso” hecho de armas, cuando 100.000 republicanos atacan a 4.000 franquistas.
*
EL TABACO
A finales de 1937 la Organización del Socorro Rojo Internacional repartió “doce mil bolsas del miliciano conteniendo tabaco, puros de a peseta, pan de higo… y una botella de coñac, aprovechándose igualmente del reparto recientemente realizado de veinticinco mil cajetillas de tabaco, de los que dará cuenta el informe de la Secretaría hermana de Ayuda al Combatiente”. Según proclamaba esa misma organización, “cartas, envíos de libros…, pequeños obsequios (como tabaco) serán lazos que estrecharán más y más los vínculos del frente y la retaguardia”.
Dossier: Tabaquismo durante la Guerra Civil Española (1936-1939)
*