Páginas vistas en total

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Diciembre2013/Miscelánea. EL APELLIDO TERUEL Y EL QUIOSCO DEL TORICO (TÍPICAMENTE TUROLENSES)

Armas.- Partido. 1º, En oro, cinco hojas de higuera de sinople, en aspa, y 2º, En plata, tres barras de gules. (Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica)
*
INSTITUTO DE HISTORIA Y HERÁLDICA FAMILIAR
Teruel.- Antiguo apellido aragonés topónimo, bastante frecuente y repartido por España, con especial presencia en Aragón, Cataluña, País Valenciano, Murcia, Madrid, La Mancha y Andalucía. Procede del topónimo Teruel, nombre de una histórica ciudad aragonesa y capital de la provincia del mismo nombre.
El topónimo Teruel procede del nombre Turiolum, de origen prerromano, posiblemente derivado de la raíz tur, presente en muchos topónimos prerromanos ibéricos. Los de este apellido se hallaron en la conquista y repoblación del reino de Valencia, levantaron casas en Segorbe (1248), Concentaina (1269), Jérica (1343), Benafer (1379), etc.
También pasaron a la conquista de Murcia, siendo pobladores de Lorca, de donde fue el célebre capitán Ginés de Teruel, que sirvió al Emperador Carlos V con extraordinario valor y notoria lealtad en muchas de sus más importantes empresas militares. brillaron también los de este apellido en la conquista de Andalucía, y ante la Real Chancillería de Granada probaron su hidalguía, entre otros: García Teruel, vecino de Pliego (Murcia), en 1582, Marcos de Teruel, de Sabiote (Jaén), en 1624; Sebastián Teruel de la Maestra, de Jaén, en 1627, y Fernando Teruel Quesada, vecino de Granada y Alborote, en 1707.
*
Sayón del Concejo
El Quiosco.- Ya en la Edad Media expendía pergaminos con las noticias del Concejo. Fue el primero en anunciar la conquista de reino de Valencia y en plena Batalla de Teruel, aquí, ya se vendía el LUCHA. La familia Royo lo regenta desde siempre.
*
FÉLIX  ROYO  ELENA
Tiene una tienda abierta sin paredes,
carente de ventanas y de puertas.
Tan solo tiene el techo, que no es suyo,
pero es de suponer que pague renta.

Quemó su juventud nocturnamente,
pero una madrugada despertó.
La noche se quedó sin un sereno,
que el gremio de la prensa se llevó.
*
ZENITRAM