Páginas vistas en total

miércoles, 2 de octubre de 2013

Octubre2013/Miscelánea. LUIS SIXTO BERDEJO ELIPE (PINTOR TUROLENSE)

LUIS SIXTO BERDEJO ELIPE
Nació en Teruel, el día 28 de marzo de 1902. Sus padres fueron Francisco y  Luisa Elipe Marín. Murió en Barcelona, el día 16 de septiembre de 1980. Casó en Zaragoza, el día 12 de octubre de 1939. Su mujer fue Piera Estevan Tourly (Roma, 29 de junio de 1903 - Barcelona, 19 de mayo de 1977). Un hijo llamado Luis Alberto Berdejo Estevan.
Berdejo Elipe, como veremos más adelante, está considerado como una de las más importantes y representativas figuras de la pintura aragonesa y turolense del siglo XX. Para él, pedimos hace ya muchos años la rotulación de una calle de nuestra ciudad. Hasta el momento nada se ha hecho y desconocemos la situación de su expediente. ¡Una pena! Hoy que tenemos en nuestra ciudad una Escuela de Bellas Artes, deberíamos recuperar su figura de tanto olvido. La crítica sobre su obra está recogida por los especialistas en diferentes obras y enciclopedias.
*
Berdejo Elipe, Luis
(Teruel, 28-III-1902 – Barcelona, 17-XI-1980). Pintor. Comenzó sus estudios artísticos en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, teniendo como principales maestros a Muñoz Degraín y Sorolla. Fue pensionado en 1923 por la Diputación de Teruel para ampliar estudios en la Academia La Grand Chaumière y posteriormente, en 1931, siguió cursos en la Academia Española de Roma. Después de la guerra civil instaló su estudio en Zaragoza, siendo profesor de la Escuela de Artes Aplicadas. Fue nombrado conservador de pintura del Museo Provincial y académico de la de San Luis. En 1961 se trasladó a Barcelona, donde reside, continuando su actividad pictórica. Ha participado en numerosas exposiciones en Zaragoza, Madrid, Barcelona, Pittsburg, París, Roma y Venecia. Obtuvo diploma de primera clase en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. En las Nacionales de 1930 y 1941 fue premiado con medallas de 3.ª y 2.ª clase y medalla de oro en el II Salón de Artistas Aragoneses de Zaragoza, en 1944. Su estilo, permanentemente neocubista, ha oscilado desde una simplificación ornamental, en sus primeras exposiciones, derivada del Art Déco, a un clasicismo de sólido dibujo modelador y luminosa paleta de ocres y dorados. El tema más representativo de su pintura ha sido la figura femenina desnuda, en composiciones que recuerdan la última época de Cézanne. 
Información obtenida en la: GEA.
*
BERDEJO ELIPE, LUIS
 Pintor, nacido en Teruel en 1902. Comenzó sus estudios artísticos en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, teniendo como principales maestros a Muñoz Degrain y Sorolla. Fue pensionado en 1923 por la Diputación de Teruel para ampliar estudios en la Academia La Grand Chaumière y posteriormente, en 1931, siguió cursos en la Academia Española de Roma.
 Después de la guerra civil instaló su estudio en Zaragoza, siendo profesor de la Escuela de Artes Aplicadas. Fue nombrado conservador de pintura del Museo Provincial y académico de la de San Luis...
 Ha participado en numerosas exposiciones en Zaragoza, Madrid, Barcelona, Pittsburg, París, Roma y Venecia. Obtuvo diploma de primera clase en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. Fue premiado en las Nacionales de 1930 y 1941. Medalla de Oro en el II Salón de Artistas Aragoneses de Zaragoza, en 1944.
 Su estilo, permanentemente neocubista, ha oscilado desde una simplificación ornamental, en sus primeras exposiciones, derivada del Art Déco, a un clasicismo de sólido dibujo modelador y luminosa paleta de ocres y dorados. El tema más representativo de su pintura ha sido la figura femenina desnuda, en composiciones que recuerdan la última época de Cézanne.
*
 LUIS BERDEJO ELIPE (1902-1980), turolense formado en Madrid, París (pensionado por la D.P.T. hasta 1926) y Roma (1930-36), tuvo una destacada producción puesta en realce con dos medallas en las Exposiciones Nacionales (1930 y 1941) y premiada en la Internacional de Barcelona de 1929.
 Su producción, que mantiene lazos con la magnificencia y monumentalidad atemporal, típica de los "vasco-ibéricos" de principio de siglo, se decanta más por los caracteres afines al Noucentisme, codificado en torno al inicio del XX por Eugenio D'Ors, aunque sólo tome de este estilo la temática, siempre figurativa, y en la que domina el desnudo femenino, voluptuoso y fuerte, que se ha querido identificar con la mujer campesina y madre, típica del clasicismo pan-mediterráneo (y en correspondencia con la Nueva Realidad alemana, y la "vuelta al orden" francesa, caracterizados por la impronta clasicizante y el alejamiento de los excesos como actitud).
 En consecuencia puede afirmarse que esta muestra de ESTUDIO DE DESNUDO (1935) (http://www.serrablo.org/museodibujo/images/506.jpg) es muy propio del estilo y temática que imprime Berdejo a la globalidad de su obra madura. Una mujer de pié, desnuda y girada de tres cuartos mostrando la espalda, demuestra la solidez de volúmenes, su "bien plantada" estructura (haciendo una referencia a la obra literaria D'Ors: La ben plantada) que evita la apariencia de inestabilidad pese a su difícil postura (recuerda a temas de mujeres en el baño, de los que el mismo Berdejo tiene algún ejemplo, abriendo la posibilidad, de que sea éste un boceto preparatorio, lo que casi me atrevería a afirmar a la vista de un óleo sobre lienzo datado en 1935 y que hoy se encuentra en el Museo Provincial de Zaragoza, del mismo autor, con la temática del baño femenino, y más concretamente relacionable con la mujer que aparece en la parte inferior izquierda, guardando correlación en postura, volumen... incluso en la peculiaridad de carecer en el dibujo de la pantorrilla derecha, lo que halla correspondencia con el óleo, donde esa misma parte se halla oculta en las aguas del estanque del que está a punto de emerger). Su físico orondo, de volúmenes creados mediante el sombreado, son abundantes en muchos de los artistas españoles y extranjeros que desarrollan su producción artística por aquel entonces, y valga citar a un Sunyer, cuyos desnudos de féminas mantienen puntos comunes con los de Luis Berdejo, en representación material, concepciones y exaltación de unas peculiaridades regionales que, pese a la cerrazón dentro de su propio país, sí mantenían fuertes lazos de unión con el ambiente artístico foráneo, y recordemos la Alegría de vivir de Matisse, la Mediterránea de Maillol, o el elenco de estatuaria femenina voluptuosa esculpida por Rodin. El artista, se nutrió bien de todas las tendencias post-cubistas, que incidieran en un trato constructivo por planos, ligado a la plástica cézanniana y que, si bien aquí no es patente del todo, sí podemos entrever una ligera abstracción en la figura, que se corresponde con un trato de transiciones bruscas entre las formas. Si el parentesco con el cuadro del Museo de Zaragoza fuese autentificado, sí se acierta a ver en él la impronta neo-cubista de volúmenes escultoricistas y jugoso modelado, aplicado a una figuración evidentemente clásica y monumental, hecha carne por acción de la luz.
*
Retrato de doña Carolina García Gallego, lienzo 1956.
*
Las Patatas 1841-42
*