Páginas vistas en total

sábado, 14 de septiembre de 2013

Septiembre2013/Miscelánea. CATALUÑA Y EL DERECHO A DECIDIR: NOSOTROS ESTUVIMOS ALLÍ.


LOS CATALANES Y EL DERECHO A DECIDIR
*
Antonio Ubieto Arteta puso en evidencia a  Pròsper de Bofarull i Mascaró que en el  siglo XIX inicia el camino de la manipulación y tergiversación de los documentos más importantes de la Corona de Aragón. Una vez iniciado el camino, los “historiadores” catalanes no tendrán tasa a la hora de confeccionar una historia hecha a su gusto y medida. Una historia que les sitúa (falsamente) como un Reino y Estado peninsular. Posteriormente (Constitución del  1978), con la adquisición de las competencias en Educación estas “verdades históricas catalanas” se han llevado al aula sin complejos y han creado un verdadero problema a las generaciones actuales que cuando contrastan sus datos académicos con los de otros territorios se preguntan: ¿pero quién dice la verdad? La Renaixença (siglo XIX) relanza de la mano de la burguesía culta catalana estas ideas tendentes, “vía escuela alemana”, a la demostración de que Cataluña fue desde antiguo un Estado europeo. La  permeabilización de términos como confederación “Catalano-Aragonesa”, las expresión tan cotidiana de “Reyes catalanes” o la formación de un museo llamado MNAC (Museo Nacional de Arte de Cataluña) ubicado en el Palacio Nacional de Cataluña (en el Montjuic, 173 metros de altitud)  pretenden  confirmar la existencia de una soberanía catalana que, desde luego, nunca lo fue. La única verdad es que, los condes catalanes, pasan del vasallaje de los reyes Francos a incorporarse (voluntariamente) en la Corona de Aragón a través del "Matrimonio en Casa" de Aragón del conde Ramón Berenguer IV y la reina doña Petronila (el condado siempre se subordina al reino). Agotada la burguesía catalana en la primera mitad del siglo XX (mandan al general Miguel Primo de Rivera desde Barcelona a establecer una dictadura en Madrid) se verán beneficiados posteriormente por el régimen de otro general y dictador: Franco. Los aragoneses lo sabemos muy bien. Aragón contribuyó al desarrollo de Cataluña durante el franquismo llevándoles de todo lo que necesitaban y arruinando buena parte de nuestro territorio. A Cataluña se llevaron empresas, materias primas, hombres (mano de obra) agua, energía, carne y todo tipo de alimentos. El carbón (MFU) de las cuencas mineras turolenses sirvió para producir energía para los catalanes.  El cauce medio del Ebro tuvo que empantanarse ( la barbaridad el Mar de Aragón) para producir energía hidroeléctrica (para los catalanes). Setenta mil (70.000) turolenses tienen que abandonar la provincia y buscarse la vida en el exilio. Se crían cientos de miles de corderos cada año que "se come" Cataluña. Cuando llega la Constitución del 78  se establece la igualdad ante la ley, el desarrollo de la España autonómica (café para todos), y es entonces,  cuando Cataluña tiene que desarrollarse en igualdad entre el resto de las otras comunidades autónomas, cuando se produce el gran fracaso. Como Cataluña siempre vivió del privilegio y de la excepción, ahora, mira atónita como otras comunidades le sobrepasan en industrialización, producción y renta. Pide en estos momentos el DERECHO A DECIDIR. Es decir cambia la estrategia y abandona la “vía  escuela alemana” y opta por la francesa: seremos un Estado si nosotros libremente lo decidimos. Sólo la libérrima voluntad de un pueblo es suficiente para constituirse en Estado independiente. Pero cuando sus dirigentes analizan fríamente los datos económicos sienten terror de lo que puede suceder. El Bono de la Generalitat es un bono basura y tiene que recurrir para mantener su administración al dinero de ese Estado del que abomina (el innombrable Estado Español). Saben los dirigentes que la independencia es un lujo que no se pueden permitir y menos fuera de la Unión Europea. Pero de momento siguen con el chantaje. Piensan que les puede salir bien… pero, no tienen otra alternativa, lo cual es terrible para ellos.
Una reforma de la constitución vigente en España debe pasar por mantener (no puede ser de otra forma) la igualdad ante la Ley de todos los españoles, marcar claramente el límite de las competencias autonómicas, suprimir  los privilegios forales de navarros y vascos y establecer el mecanismo de retorno (cuando fuera oportuno) de las competencias transferidas, de nuevo al Estado. En España no existe derecho a la autodeterminación, pues  no hay ningún territorio colonizado, la única colonia en el Estado español es Gibraltar.
*
Pinturas murales de la Sala Capitular del Monasterio de Santa María Reina en Villanueva de Sijena (Huesca), ahora en el MNAC (Barcelona). 
*
La "construcción" nacional de Cataluña ha supuesto el expolio de la riqueza patrimonial de otros territorios, nosotros, aragoneses y desgraciadamente vecinos, hemos sufrido en demasía el expolio de los nacionalistas catalanes. Entramos en el MNAC (esa cueva de ladrones) y fotografiamos buena parte de nuestro patrimonio allí expuesto. En la foto superior mostramos las pinturas de la Sala Capitular del Monasterio de Santa María Reina en Sijena. Ese monasterio fue quemado  por las columnas anarcosindicalistas procedentes de Cataluña en la pasada guerra civil. Lo que quedó del desastre fue expoliado y se muestra en este "Museo" con total descaro. Mientras que ellos claman por los "Papeles de Salamanca" ni se inmutan cuando se les pide que devuelvan lo que es de Aragón.
*
Siches (Sitges) es una bellísima localidad catalana donde tomaron posesión tras la pérdida de Cuba en 1898 los "indianos". Estos catalanes, enriquecidos con el comercio en Cuba (incluía el tráfico de esclavos), construyeron sus villas de veraneo al sur del Garraf. Dejaron un patrimonio arquitectónico muy interesante. Ahora es un centro de veraneo "peculiar" donde la libertad del individuo es "casi" total. Sólo el nacionalismo campa por sus respetos y busca un enemigo para crecer y desarrollarse: ESPAÑA. Lo que no saben los nacionalistas es que los españoles pasan bastante de ellos, vamos, que no son el ombligo del mundo. En Siches nació en 1919 Antonio Mingote. Ángel, su padre, seguro que tocó el impresionante órgano de la iglesia parroquial de Siches para deleite de los indianos y para gloria del neonato.
*