Páginas vistas en total

miércoles, 28 de octubre de 2015

Octubre2015/Miscelánea. EL MODERNISMO PARISINO EN TERUEL A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

ESTAMPAS MODERNISTAS LLEGADAS DIRECTAMENTE DE PARÍS
*
A principios del siglo XX, la ciudad de Teruel vive la fiebre del Modernismo. Los ciudadanos tienen apetencia por cambiar su apariencia y su modo de vida. Viven en una capital de provincia, sí, pero todavía las pautas de conducta de un mundo rural y agrario marcan una tendencia que se ha larvado durante siglos. Las casas tienen femera, corral para los animales domésticos (conejeras, gallinero, corte,) cuadra, etc. Al mismo tiempo llega la arquitectura que hace cambiar la casa y los muebles. Hay otras estampas que ya no son de santos, son tarjetas postales parisinas, que influyen en la forma de vestir la moda, sobre todo las mujeres. Llega el tren, que cambia las comunicaciones. La luz eléctrica, que ilumina por fin durante la noche la plaza del Torico.
Toda esta revolución, como ahora puede ser la informática, penetra con fuerza en una sociedad tradicional, aunque con un sustrato liberal importante. Durante todo el siglo XIX la ciudad resiste denodadamente al carlismo. Por ello, llega a decirse que Teruel, después de Cádiz, es la ciudad más liberal de España en el siglo XIX.
A punto de la celebración anual de este fenómeno que cambiaría la vida de los turolenses, más que las guerras o las revoluciones, ofrecemos estas estampas de la moda de la época directamente llegadas de PAÍS. Todo un sueño para las turolenses de aquella época.
DATOS
1887 Llega la luz eléctrica a Teruel
1901. Llega el ferrocarril a la ciudad de Teruel.
1901. En diciembre de 1901, Marconi acometió la gran empresa que marcaría un hito histórico, al intentar transmitir señales desde la estación de Poldhu a otra estación erigida en Terranova, a 3.500 km. de distancia. Marconi lo consiguió el 12 de diciembre de 1901, fecha que pasaría a la historia por ser la primera comunicación transatlántica, sin el uso de cables de ningún tipo, por ondas de radio.
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*