Páginas vistas en total

lunes, 4 de mayo de 2015

Mayo2015/Miscelánea. LAS 300.000 (TRESCIENTAS MIL) VISITAS A MISCELÁNEA.

TRESCIENTAS MIL GRACIAS
*
A veces la vida se forjada en la conquista de minúsculas metas, de singulares retos personales o, también, de pequeñas apuestas. El nuestro no va detrás de un número que cifre nuestra insignificancia en este gran mundo de Internet. Por el contrario, aprovechando la libertad de expresar lo que sientes, lo que vives y el posicionamiento que inefablemente todos realizamos sobre lo que ocurre a nuestro alrededor, tratamos SIMPLEMENTE de permanecer. Porque la vida es efímera y el contraste de pareceres permanente, es preciso estar en la opinión pública y publicar nuestra opinión en público. Todo ello en un pequeño espacio, porque pequeño es el espacio de una vida, y durante un corto tiempo, porque corto es el tiempo y las fuerzas que una “cabecica bien arreglada” acompaña al hombre. Me sorprende la rapidez con que ahora, las nuevas generaciones queman etapas. Me sorprende todavía más desde que leí con mis hijos la historia de Vania el Forzudo. Llegar a la jubilación es fácil, pero saber acumular fuerzas para vivir esta etapa con vitalidad, no lo es tanto. La vida es una acumulación de saberes y la senectud la época en que ese saber puede tener una utilidad. Donde una opinión puede tener su valor por estar consensuada y contrastada con la meditación y el silencio de muchos años. La vida no es estar tumbado a la bartola comiendo pipas de girasol. Acaso la vida, la única que tenemos, si fuésemos consciente de su valor desde un principio, trataríamos de sorberla con el afán y la codicia con la que un niño chupa un zumo con una pajita. Con la avaricia del hombre prehistórico al cazar un apresa tras días de ayuno. Sólo hay una vida, preciso es dedicar a ella toda la Paz que podamos acumular, aportar, todo el estudio que nuestros ojos puedan absorber sin descanso y, por supuesto, toda la solidaridad necesaria y precisa con nuestro prójimo. Que el estudio no nos distraiga nunca de un fin primordial, cual es, salvaguardar siempre la dignidad del hombre y sus valores universales: LA LIBERTAD, LA JUSTICIA, LA IGUALDAD DE DERECHOS Y DEBERES. Y ese mandamiento nuevo que nos traen las nuevas generaciones: RESPETAR A LA NATURALEZA EN TODO SU ESPLENDOR. AMEN.
Acumulando saber/sabor.
*