Páginas vistas en total

miércoles, 6 de mayo de 2015

Mayo2015/MIscelánea. EL PIPIRIGALLO EN UN LIBRO DE CHABIER DE JAIME

El miércoles, día 6 de junio de 2012, tuvo lugar en Teruel la presentación del libro de Chabier de Jaime Lorén sobre el pipirigallo.
*
RECUERDOS DE LA INFANCIA
*
El otro día, paseando por el campo, vi una parcela sembrada de pipirigallo. La verdad es que ofrecía un aspecto fantástico. Como la primavera ha sido lluviosa y, a pesar de estar sembrado en secano, la planta ha llegado a su primera floración esta primavera con mucha fortaleza. Recordé entonces a Chabier, a su libro y, también, recuerdos de la infancia sobre esta planta. La presentación del libro y la recensión del mismo ya la hice y está publicada en Cuadernos de Encinacorba. Ahora se trata de recrearme en la contemplación de esta planta forrajera tan común en Aragón, al menos desde mi infancia. Dicen los expertos que es procedente del Sureste de Europa y el Oeste de Asia. Aquí la hemos considerado como propia por su abundancia y fácil cultivo.
Recuerdo que un día llegaba mi padre a casa y decía: los pipirigallos ya están para “darles”. Nadie hacía ningún cometario, todos sobreentendían de que se trataba. Por la tarde clavaba el pequeño yunque que siempre va atado al palo de la dalla en el suelo. Sentado, con las piernas abiertas abrazando el yunque y con la hoja de la dalla entre las manos procedía, como si de un rito se tratara a “picar la dalla”. A la mañana siguiente, con zaquilote y bota se marchaba al bancal donde estaba sembrada esta planta. Remo tras remo iban cayendo las plantas y formando fajas tumbadas en el suelo. El sol calentaba y al cabo de unos días nos mandaban a los zagales a “darle la vuelta al pipirigallo”. Debía secarse al igual por las dos partes, pues si no se hacía así, luego al hacer los fajos y almacenarlo en el granero fermentaba y se pudría. Finalmente, otro día, se ataba y se acarreaba a casa para luego tener provisión para los animales. De la misma manera se hacía con el alfalfe. Sin embargo, el alfalfe o alfalce era una planta de tallo más débil y de mejor manejo. En general se plantaba más alfalfe que pipirigallo y este último ocupaba las peores tierras. Si no llovía mucho crecía poco y no se segaba, entonces, se dejaba para que el ganado lo comiera directamente del campo.
*
*
*
*
*