Páginas vistas en total

sábado, 12 de diciembre de 2015

Diciembre2015/Miscelánea. VERTEBRACIÓN DEL TERRITORIO ARAGONÉS. ¿CUÁNTO VALE UNA MASÍA? MASÍAS, TORRES FORTIFICADAS Y MASÍAS TORREADAS.

DESVERTEBRANDO ARAGÓN
*
Vertebrar el territorio es, en esencia, poner en armonía al hombre con la naturaleza. El Sur de Aragón tiene sus propias peculiaridades debido a su forma de poblamiento disperso. Tan sustancial es aquí, un hospital como una carretera. Llegar a lugares apartados puede ser vital para la supervivencia de una persona. Sólo, gracias a los helicópteros utilizados para casos de urgencia, la población alejada de las capitales puede vivir con cierta tranquilidad. Pero, además, la vertebración de territorio exige poner en orden los núcleos diseminados, las masadas. Cierto que muchas están despobladas, pero en un futuro y con el aumento del turismo de interior, pueden crear un problema de ordenación del territorio serio, como ya sucedió en el Pirineo. Hay todo un trabajo para realizar. Una trabajo de armonizar personas y recursos que no vemos en el actual Consejero del ramo del Gobierno de Aragón. Un consejero que cada vez que habla suelta una perla “florida”. Hace unos días era titular la siguiente frase: “Las carreteras pueden esperar, las personas no”. Eso dicho en Zaragoza suena muy progre, pero dicho en Cantavieja no. En Cantavieja o Mirambel saben que las carreteras no pueden esperar porque las personas ya han esperado bastante. Véase sino como tratan el tema de las carreteras en la comunidad Valenciana y en la misma Consejería. En Aragón seguimos sin enterarnos de nada.
*******
LA VERTEBRACIÓN DEL TERRITORIO EN LA COMUNIDAD VALENCIANA
“En nuestra forma de vivir actual, la carretera, es una demanda social equiparable a la vivienda, la enseñanza o la sanidad. La carretera proporciona libertad y autonomía; ofrece numerosas posibilidades de acceso al conocimiento de otros pueblos y culturas, a la geografía que las acoge y al entorno histórico-artístico que han construido.
 La carretera es eje fundamental de progreso económico, social y cultural de los pueblos, y elemento imprescindible de la correcta ordenación y articulación territoriales. La carretera crea riqueza y mejora y fomenta la calidad de vida.
La carretera es la única infraestructura de trasporte con capacidad para llegar a todos los lugares y poblaciones, y es en gran parte a través de las carreteras locales, donde se producen los primeros y últimos recorridos del transporte necesario, para acceder al lugar de trabajo, al colegio, al hospital, al mercado, a la naturaleza, ...Las carreteras locales constituyen la malla capilar del territorio necesaria para que el riego vital llegue a todas partes.
 Es al final de la década de los 80 cuando da comienzo el esfuerzo inversor en carreteras con el propósito de reducir el déficit histórico acumulado hasta ese momento. No obstante, aún es mucho lo que resta por hacer para que nuestra red de carreteras alcance los estándares de calidad en el diseño y el trazado que son propios de las vías de nuestros principales competidores en Europa.” (Informe sobre la Vertebración del Territorio en la Comunidad Valenciana)
*
SE VENDEN MASÍAS
*
Las masías son el resultado del modelo de ocupación del territorio en la Reconquista aragonesa. El modelo iba ligado a la actividad básica de sus pobladores que no era otra que la ganadera extensiva, particularmente de ganado ovino. La segunda parte del siglo XX ocasionó la total despoblación de las mismas, pasando sus propietarios a vivir en los pueblos de referencia o, en todo caso, en la ciudad más próxima (el General Pizarro ordena evacuar las masías por la noche para combatir al Maquis). A partir de aquí, de forma  muy lenta, se ha tratado de reorientar el futuro de algunas de ellas. De entrada, no hemos encontrado una relación de las mismas señalándose, en cada localidad y de forma parecida  que, en tal o cual término municipal hay un buen número de masías, pero sin especificar. Los Ayuntamientos deben de terner un censo completo. Tampoco en el Madoz se nombran. Julio Monzón Royo en su libro sobre Mora de Rubielos señala lo siguiente. Según sus datos, entre 1904 y 1905, algunos precios vigentes eran los siguientes: “Una oveja, 12 pesetas; una carga de leña, una peseta; una vara de bayeta de las fabricadas en la villa, 1,25 pesetas; un par de botas, 3,75 pesetas; una criada ganaba de ocho a diez pesetas al mes. Una buena casa oscilaba alrededor de las cinco mil pesetas; un masada 15.000 pesetas; y un huerto se vendía sobre las 200 pesetas,” La referencia que hace al precio de una casa o de un masía es muy discutible. Aún con todo, si una criada cobraba 10 pesetas al mes (120 al año), esto suponía que necesitaba el ahorro total de casi 42 años para comprar una casa y de 125 años para comprar una masía, suponemos que el precio de referencia dado es un precio medio. Bueno no asustarse, ahora un pisico te lo dan con una hipoteca a 30 años… Las masías actualmente, si vas a las inmobiliarias especializadas, verás que su valor oscila sobremanera. Todo depende de la extensión, de cómo esté la construcción de edificio y del tipo de explotación (trufera, hotelera, agropecuaria o abandonada…) En el cuadro inferior hemos colocado algunas que dan diferentes tipologías en cuanto a superficie y precio.
Pero la masía, por su extensión y por estar situada en plena naturaleza, es muy apetecible para el turismo de interior. Así por ejemplo, en la masía de Santa Ana de El Pobo, se ha instalado un campo de golf. En otras hay circuitos con vehículos todo terreno, campos de tiro, etc., etc. Están muy cerca de levante y son muy atractivas de cara al turismo de nieve, de montaña o cultural. Las masías son una oportunidad para emprendedores porque, buscando, se puede encontrar todavía el espacio que uno necesita para iniciar una actividad en sector turístico. 
*
Un precio excepcional es el de Nogueruelas, pues con veinte millones de pesetas puedes hacerte con 105 hectáreas de terreno, ¡casi nada!
*
MASÍAS TORREADAS EN EL MAESTRAZGO
*
Torre Camañes en Cantavieja.
*
****
NÚCLEOS CON HÁBITAT DISPERSO EN MORA DE RUBIELOS PARA EL AÑO 1927, SEGÚN JULIO MONZÓN ROYO.
**
El número de masadas y su "calidad" varía mucho. Hay pueblos de dos o tres masada, de 7 u 8 como Vallarroya de los Pinares, hasta 44 (cuarenta y cuatro) en Aliaga y en Cantavieja me dice Marcial que, estando allí de maestro, contó hasta 100 entre masías (vivía el amo) y masicos (vivía el criado). Se calcula que en el maestrazgo hay más de 900 construcciones de este signo.
*